Llull logra su segundo MVP de la Supercopa

Sergio Llull fue el gran protagonista ayer en la final de la Supercopa Endesa donde guió al Madrid hacia la victoria de su tercer trofeo consecutivo.

Jesús Ber | 28 Sep 2014 | 07:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

El escolta mallorquín estuvo casi perfecto en el tiro y eso le valió para conseguir 24 de valoración en el partido que los enfrentó al Barcelona.

Si hay alguien del Real Madrid que tiene que estar más contento que nadie ese es sin duda Sergi Llull, el madridista logró, además de su tercera Supercopa, el segundo MVP de la final tras lograr 21 puntos y 5 asistencias en la victoria frente al eterno rival. Llull estuvo increíble durante todos los minutos que estuvo en pista, siempre contribuyendo a la faceta ofensiva del juego de su equipo y llegando a rozar la perfección en los tiros tras su 7/8 en tiros de dos y 2/3 en triples. Otro que también pudo haber optado al galardón fue Rudy Fernández que anotó 15 puntos, capturó 4 rebotes y repartió 3 asistencias para conseguir una valoración de 23.

El Real Madrid fue un martillo golpeando constantemente a la defensa blaugrana. Los 13 triples anotados castigaron mucho la defensa del equipo que dirige Xavi Pascual y la fiabilidad del equipo blanco para anotar en la mayoría de sus jugadas (27/40 tiros de dos) además de su acierto en tiros libres (6/7 TL) hacían imposible que los culés se acercaran al marcador cuando hacían un amago de remontada tras alguna jugada aislada.

La gran mancha en las estadísticas del F.C Barcelona en el partido de ayer fue su falta de acierto desde el perímetro. Los azulgrana anotaron un triste 26% de sus triples (7/27) que bien podrían haber sido puntos seguros en la pintura o con algún tiro bien seleccionado ya que no desentonaron tanto en los lanzamientos de dos puntos (21/33). El juego interior del Barcelona fue superior al madridista y prueba de ello son los 8 rebotes ofensivos que consiguieron aunque después no consiguieron materializarlo en puntos.