Marcus Smart y Nerlens Noel fracasan en su debut

El base de los Boston Celtics anotó sólo dos puntos con un 0/8 en tiros de campo, mientras que el pívot de los Sixers se quedó en cuatro puntos y seis rebotes.

Iñaki González | 07 Oct 2014 | 07:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Dos de los grandes candidatos a ser Rookie del Año, Marcus Smart y Nerlens Noel, no guardarán un gran recuerdo de su primer partido NBA, ya que ambos estuvieron muy fallones en el duelo que enfrentó a sus equipos, los Boston Celtics y Philadelphia 76ers. Los de Brad Stevens se llevaron la victoria por un contundente 78-98.

Este duelo entre Philadelphia 76ers y Boston Celtics tenía el interés de ver en acción a Marcus Smart y a Nerlens Noel, llamados a ser estrellas de la NBA en los próximos años. Sólo es un partido de pretemporada, pero mucho van a tener que cambiar las cosas para ambos si quieren cumplir las expectativas que en ellos hay depositadas.

El base de los Boston Celtics, número 6 del último Draft, se mostró totalmente desacertado ante canasta, firmando un más que pobre 0 de 8 en tiros de campo (0/5 en triples). Sus únicos dos puntos en el choque llegaron desde la línea de tiros libres. Eso sí, en los 27 minutos que jugó se mostró más acertado en la dirección del juego, repartiendo un total de 6 asistencias.

Por su parte, Nerlens Noel, que la pasada temporada no pudo debutar por culpa de una lesión, tampoco podrá presumir de su primer partido en la NBA. El pívot jugó poco más de 26 minutos, en los que firmó 4 puntos (2 de 9 en tiros de dos y 0/2 desde el tiro libre) y 6 rebotes. Y para redondear su gris actuación, fue eliminado por seis faltas.

El partido estuvo dominado por los Sixers en los primeros 24 minutos, en los que se marcharon con un 48-44 arriba en el marcador. Pero tras el descanso el decorado cambió radicalmente y fueron los Celtics los que pasaron a dominar el choque ante un pobre e impotente rival, que no encontraba la manera de meter mano al choque. El 78-98 final reflejó a la perfección la superioridad de los de Brad Stevens.