La lesión de Kyrie Irving no es grave

El base de los Cleveland Cavaliers ha viajado con el equipo a Brasil pero es un principio no jugará el sábado contra Miami Heat por un esguince en el tobillo.

Roberto Carlos Mateos | 09 Oct 2014 | 17:08
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

La lesión del base All-Star de los Cleveland Cavaliers Kyrie Irving "no es grave" tal y como ha confirmado el propio jugador a Chris Haynes, un periodista del Ohio Media Group, por lo que aunque su presencia en el partido del próximo sábado ante los Miami Heat no es segura, el jugador podrá comenzar la temporada con toda normalidad. Iriving tiene un pequeño esguince en su tobillo derecho que se produjo en el entrenamiento del pasado martes.

Los servicios médicos de los Cavs vigilarán la recuperación del jugador, que se encuentra junto a sus compañeros en Brasil, y en ningún caso correrán riesgos de que su tobillo empeore, por eso tomarán todas las precauciones que sean necesarias, lo que conlleva que hay muchas probabilidades de que Irving no juegue en el partido de este sábado correspondiente a los Global Games en Río de Janeiro entre Cleveland Cavaliers y Miami Heat.

El martes durante el entrenamiento el base de 23 años se torció el tobillo derecho, y se retiro de la práctica con mucho dolor. Después de una resonancia y pruebas de Rayos X los doctores desestimaron una lesión grave, pero advirtieron de que se tomaran todas las precauciones dado el historial de lesiones de Irving, quien se ha perdido un total de 49 encuentros en sus tres temporadas NBA, incluyendo los 11 que permaneció de baja en la pasada camapaña. El base ha tenido lesiones de todo tipo, incluyendo una fractura de la mandíbula, otra de su mano, fisuras en dedos, lesiones de rodilla, esguinces en tobillos y los dos hombros, así como contusiones en la rodilla.

El base de los Cavaliers firmó este verano una extensión de su contrato de cinco temporadas por valor de 85 millones de dólares, el contrato máximo al que podía aspirar, antes de que LeBron James anunciara su regreso.