Chris Bosh advierte a Kevin Love "Con LeBron tendrás un papel secundario y no será fácil de asumir"

Bosh compara su situación de estos cuatro años con la que se enfrenta Love, llega a un sitio donde Irving y James lo tendrán más sencillo.

Roberto Carlos Mateos | 10 Oct 2014 | 13:14
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

El jugador mejor pagado de los Miami Heat, Chris Bosh, ha dicho que la adaptación que va a sufrir Kevin Love a su nuevo equipo, los Cleveland Cavaliers, no va a serr nada fácil por que el Ala-Pívot llega a un equipo en el que no va a ser el líder en el vestuario, si no una segunda o tercera opción. Bosh cuenta como él mismo tuvo que renunciar a un papel protagonista por la presencia de LeBron James -al que todo el mundo consideraba por encima suyo- y Dwyane Wade -ídolo local al que el público iba a seguir queriendo- y extrapola su situación a la de Kevin Love, quien llega a un lugar donde LeBron James, por motivos evidentes, y Kyrie Irving, por llevar ya tres años liderando el equipo, caerán mejor que él.

Bosh es ahora el líder de los Miami Heat y probablemente una de las voces más autorizados de la franquicia para hablar de cualquier tema. El interior de 30 años, que ha renovado con la franquicia de Florida este verano por el contrato máximo, contó en una entrevista a Bleacher Report sus sensaciones respecto a la temporada que viene y no se mordió la lengua al ser preguntado por los Cleveland Cavaliers, equipo al que LeBron James ha regresado este verano tras cuatro felices temporadas liderando a los Heat. Bosh ha soportado durante todo este tiempo el papel de jugador secundario, sobre el que recaen las culpas cuando las cosas van mal y al que nadie mira cuando van bien.

Es así que antes de que James hiciera pública su decisión de regresar a los Cavs, la prensa deportiva estadounidense daba al ala-pívot muy pocas posibilidades de renovación -que implicaban que él y Dwyane Wade se bajaran el salario para no pagar el impuesto de lujo- pero finalmente y contra todo pronóstico, Bosh respira tranquilo con su nuevo súper contrato. Él será ahora la referencia, no sólo en la pintura, si no del equipo que ha llegado a cuatro Finales consecutivas.

Ambos se encuentran ahora mismo en la ciudad brasileña de Rio de Janeiro, donde este sábado se verán las caras en un partido de pretemporada que enfrenta a los Cavaliers y los Heat. LeBron James, preguntado por sus sensaciones al enfrentarse tan pronto a los que hace tres meses eran sus compañeros, aseguró que no tenía problemas de jugar contra ellos, pero el vacío que ha dejado su marcha en South Beach sí ha abierto algunas heridas entre sus ex compañeros que tardarán en cerrar. Mario Chalmers y Chris Bosh han dicho -entre líneas- que sin el cuatro veces MVP de la temporada serán un mejor equipo.

Con lo que Bosh no cuenta es con la reiterada falta de liderazgo que demostró Kevin Love en los Wolves. Apático en las derrotas, pesimista cuando terminaba la temporada, inanimado al empezarla. Ricky Rubio avisaba antes de que se anunciara el traspaso del verano -Wiggins por Love- de que "quizás Love no tenga que ser el líder del vestuario, y sí la primera opción en ataque" dejando entreveer que el que está considerado como mejor ala-pívot de la NBA sí que tenía un gran talento baloncestístico -a la hora de atacar- pero quizás carecía del liderazgo necesario para llevar a un equipo a la consecución de sus metas. Ser un ejemplo para sus compañeros no es anotar 35 puntos, recoger 15 rebotes y dar 6 asistencias, y es probable que Bosh se equivoque y ese rol secundario del que habla sea precísamente lo que necesitaba Kevin Love, quien después de todo, sólo quería jugar los Playoffs después de seis años merodeando por las catacumbas de la liga.

A esto hay que sumarle el más que posible resentimiento que el nuevo jugador franquicia de los Heat puede sentir, ya que la marcha de LeBron aún está reciente tras cuatro años dominando el Este. Bosh se muestra preparado para asumir los galones del líder del equipo y es consciente de que sus números tendrán que subir si quieren tener posibilidades de seguir peleando por los campeonatos.