Diez jugadores a los que no perder de vista esta temporada

Anthony Davis, Damian Lillard o Klay Thompson son algunos de los nombres que sonarán en unos años, para ello debe asentarse como estrellas esta temporada.

Jugadores llamados a ser estrellas, estrellas que quieren volver a ser las de antes...La NBA siempre está plagada de estos talentos que llaman a las puertas del estrellato.

Comienza una nueva temporada en la NBA, nuevos rookies, traspasos y jugadores con la opción de consagrarse como estrellas de la liga o, al menos, que adquieran ese estatus. El año pasado jugadores como Stephen Curry o Goran Dragic, ganador del Premio al Jugador con Mayor Progreso el año pasado, demostraron que a pesar de no estar en equipos que lucharon por el título, consiguieron un reconocimiento tanto de los aficionados como de los equipos y jugadores para unirse a la elite de la liga.

Con motivo del comienzo de la temporada el próximo martes, desde Blogdebasket queremos hacer un repaso a aquellos jugadores llamados a tomar ese papel de revelación y dar un paso adelante en su progresión. Klay Thompson, Kenneth Faried o Anthony Davis son algunos de los jugadores donde se centrarán los focos este año buscando esa confirmación de estrella de la NBA.



Anthony Davis. New Orleans Pelicans. El número 1 del Draft de 2012 afronta su tercera temporada NBA. Fue protagonista con Estados Unidos el pasado Mundial donde promedió 12.3 puntos y 6.6 rebotes y llevó el peso en el juego interior del equipo dirigido por Mike Kryzewsky. La pasada temporada ya demostró que su progresión puede ser asombrosa y así lo demuestran sus 20.8 puntos y 10 rebotes de la temporada 2013/14. Esta temporada tendrá el reto de mejorar las 34 victorias de la pasada campaña. Un buen año de los Pelicans podría significar el Premio al Jugador con Mayor Progresión para un Davis que, a pesar de las dudas de su primer año, ha demostrado su adaptación a la liga que acompañado de su gran potencial podrían hacer de él un pívot dominante en la NBA.



Derrick Rose. Chicago Bulls. A pesar de ser el MVP en 2011, Rose afronta deportivamente un nuevo comienzo después de sus desafortunadas lesiones. Su participación en el pasado Mundial no disipó las dudas sobre su recuperación, algo lógico por otra parte después de ocho meses sin pisar una cancha de baloncesto. No pudimos ver al Rose eléctrico de otros años y logró 4.8 puntos por partido. Este verano los Bulls han reforzado su plantilla con las vistas puestas en lo más alto. La pretemporada ha servido a los aficionados de Chicago para volver a ilusionarse gracias a partidos como contra los Cavs donde anotó 30 puntos y dejó detalles que recordaban al que antaño Jordan lo llegó a comparar consigo mismo. El base tiene todo por ganar y nada que perder esta temporada, veremos si las lesiones deciden darle un descanso al jugador y vuelve a poner a Chicago entre los favoritos.



Klay Thompson. Golden State Warriors. Thompson uno de esos jugadores que todos queremos tener en nuestro equipo. Un seguro en el juego exterior, joven y con talento. Sus 12.7 puntos con Estados Unidos hablan bien de un jugador que a sus 24 años, busca firmar un nuevo contrato y, como no firme la extensión con los Warriors antes del 31 de octubre, podría convertirse en uno de los 'caramelos' del mercado de agentes libres si este año confirma su progreso. A su lado estará un Stephen Curry que cada vez va a más, hecho del que puede aprovecharse Thompson para crear una dinámica positiva en Oakland y volver a disputar unas semifinales de conferencia. La pasada temporada ya dio muestras de lo que era capaz con sus 18.4 puntos por partido.



Kenneth Faried. Denver Nuggets. 'Manimal' el hombre que este verano parecía que iba a romper algún aro en la Fase Final del Mundial en Madrid, ha llamado la atención tanto por la espectacularidad de sus acciones como por su eficacia en la pista. Los 12.2 puntos y 7.7 rebotes con Estados Unidos le han hecho hacerse un hueco en esta lista. En Colorado se ve a Faried como uno de los pilares para volver a luchar por los PlayOffs. Las condiciones físicas de Faried ya le hicieron ser tercero en las votaciones por el Rookie del Año en 2012 y tras tres temporadas donde fue de menos a más, sobre todo tras la marcha de Nenê, es hora de demostrar a la liga quién es 'Manimal'.



Ricky Rubio. Minnesota Timberwolves. Los Wolves han conseguido reunir a una hornada de jóvenes y grandes talentos. Tras la marcha de Kevin Love, la reconstrucción del equipo gira en torno a esta 'joven manada' que debe liderar Ricky. Andrew Wiggins y Anthony Bennet se han unido a un Ricky Rubio que, tras tres temporadas en la NBA, debe ganarse un contrato por el que lleva negociando todo el verano. Al base le pesa mucho sus malos porcentajes de tiro y, a pesar de ser uno de los máximos asistentes de la NBA, no consigue llegar a ser una referencia cuando el equipo lo necesita. Con jugadores como Wiggins, Bennet o Dieng, el español se verá descargado de responsabilidades ofensivas y podrá desplegar mejor su juego. Las 40 victorias de la temporada pasada son el reto a superar en un equipo que no alcanza los PlayOffs desde la temporada 2003/04.



Kawhi Leonard. San Antonio Spurs. El segundo MVP de las Finales más joven de la historia (tras Magic Johnson) afronta este nuevo año con las garantías que le dieron su gran papel en las pasadas Finales de la NBA. Este es su año de confirmación, el año en el que se unirá a la perpetua trinidad de los Spurs que se convertirán en cuarteto. Tras el campeonato, Leonard debe seguir su linea ascendente para confirmarse como uno de los mejores aleros de la NBA. El All-Star es un apetecible premio a sus 23 años y su evolución podría ser la llave para una nueva gran temporada de estos eternos Spurs que tienen en Popovich a un perfecto artista para el lienzo que es Kawhi Leonard.



Damian Lillard. Portland Trail Blazers. Tras ser nombrado Rookie del Año en 2013, Lillard afronta su tercera temporada en unos Blazers donde ya es el jugador referencia. Los 20.7 puntos de la temporada pasada le hicieron valerse su status en el equipo. La compañía de compañeros como Batum o Aldrige no pueden hacer más que aumentar las esperanzas puestas en un jugador que desde su primera temporada ha demostrado que está hecho para ser importante. Las semifinales de conferencia del año pasado son el punto de partida para un equipo que conserva su columna vertebral apoyada en el base. La sociedad con LaMarcus Aldrige puede ser un punto de referencia para la mejoría de un Lillard que aún no se ha perdido ni un sólo partido en su carrera NBA.



Goran Dragic. Phoenix Suns. El nombrado Jugador con Mayor Progresión la pasada temporada tendrá el duro reto de seguir mejorando. Para ello los Suns han traído a su hermando Zoran con el que demostró con Eslovenia formar una gran sociedad. La contratación de Isiah Thomas puede verse afectada en los minutos de Dragic, que la pasada temporada disputó 35.1 por encuentro. La lucha en el puesto de base estará reñida en estos Suns que buscan meterse en PlayOffs con la baza del juego exterior precisamente apoyado en el esloveno.



Lance Stephenson. Charlotte Hornets. A sus 24 años, el escolta afronta un nuevo desafío en su carrera tras su marcha de Indiana. Tras cobrar importancia la pasada temporada en los Pacers donde promedió 13.4 puntos y 4.2 asistencias en PlayOffs, llega a los Hornets para reforzar el perímetro de un equipo que notó esa carencia la pasada temporada. Así pues, se convierte junto a Al Jefferson en el líder de un proyecto que pretende dar un paso más adelante en la franquicia. El escolta tendrá que demostrar que es capaz de llevar el peso del juego exterior del equipo y aportar el dinamismo que se echa en falta en Charlotte.



John Wall. Washington Wizards. Los Wizards están llamados a ser uno de los 'tapados' esta temporada. Tras la sorpresa de la anterior campaña donde lograron alcanzar los PlayOffs, buscan consolidar las bases del equipo esta temporada con la llegada de un veterano como Paul Pierce. Pero en Washington el nombre que todos buscan es otro. Tras un gran año donde consiguió 19.3 puntos y 8.8 asistencias, John Wall está llamado a ser el líder de estos Wizards. Su evolución así lo indica y la temporada pasada ya consiguió estar en el All-Star, este año tendrá que crecer junto a su equipo que sueña con repetir la gesta de la pasada temporada.

Por un motivo u otro, esta es una muestra de los jugadores a los que habrá que poner atención. Ya sea por la ilusión de un nuevo proyecto, un nuevo contrato salarial o disputar el anillo está claro que esta nueva temporada promete espectáculo en todos los sentidos. El ver como una nueva hornada de estrellas irrumpen en la liga es un aliciente para una liga que siempre promete espectáculo.

Comentarios recientes