Chandler Parsons decepciona con su mala puntería

Acumula un porcentaje de acierto del 0,391 esta temporada en el que pesa un sórdido 2/20 en los dos últimos encuentros. ¿Le afecta la presión?

Roberto Carlos Mateos | 10 Nov 2014 | 13:49
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Chandler Parsons, la apuesta de Mark Cuban y los Dallas Mavericks para esta temporada -y las dos siguientes- por el momento no está cumpliendo con las expectativas. El alero, que firmó este verano como agente libre restringido por la franquicia texana por 46 millones de dólares y tres años, abandonando Houston, donde había jugado sus tres primeros años en la NBA y donde no quisieron igualar la oferta de Mark Cuban por considerarla desproporcionada. El alero de 25 años está teniendo problemas con el acierto en sus lanzamientos a canasta y en los 7 primero partidos acumula un porcentaje de acierto del 0,391, agravado por los dos últimos encuentros ante Utah Jazz (1/11 en tiros de campo; para 5 puntos) y ante Miami Heat (1/9 para 4 puntos).

EL PESO DEL CONTRATO Y SUS CONSECUENCIAS

-El alero de los Mavericks, que 'sacaba pecho' en su Instagram luciendo abdominales antes de empezar la temporada -echando un pulso a su entrenador Rick Carlsisle que a la postre tuvo que disculparse por haber dejado caer que el alero necesitaba adelgazar un poco- acumula un 0/11 en sus últimos tres partidos desde la linea de tres puntos.

-Parsons empezó jugando no menos 33-34 minutos por partido, y aunque todavía es muy pronto para sacar conclusiones, su entrenador ha reducido sensiblemente su presencia en la cancha hasta los 28-29 minutos por juego, dejándole tras siete encuentros en 31 minutos de media por partido, lo que significa casi 7 minutos menos de lo que jugaba el año pasado en Houston Rockets.

-Sus números por partido han empeorado de forma muy significativa. En siete encuentros acumula 13,6 puntos, 4,4 rebotes, 1,4 asistencias, 1,1 robos de balón y 0,6 tapones por encuentro, con un acierto del 0,391 en tiros de campo y 0,276 desde la línea de tres puntos, lo que significa que anota 3 puntos menos que la temporada pasada, atrapa 1 rebote menos y da 3 asistencias menos en 6 minutos menos por encuentro. Podríamos interpretar que Parsons sólo produce menos por que juega menos, pero no es así. Si comparamos su acierto en tiros de campo, en su carrera acumula un 0,470 y un 0,367 en triples. Sus números por 36 minutos jugados esta temporada ascienden a 15,8 puntos (0,1 menos que el 2013-2014) 5,1 rebotes (0,2 menos) y 1,7 asistencias (2,2 menos).

Si bien es cierto que sólo llevamos 7 encuentros en la temporada, conviene señalar que en tres de ellos Chandler Parsons ha terminado tres de ellos con procentajes inferiores al 20%, ante San Antonio, ante Utah y ante Miami, y en dos de ellos el encuentro se saldó con una derrota.

MIENTRAS TANTO, EN HOUSTON..

Los Houston Rockets no echan en absoluto de menos a Parsons. Tras siete encuentros de la temporada disputados sólo han perdido uno -y sin Howard y ante los Warriors, que llegaban imbatidos- y ni las bajas de Parsons, Asik o Lin han parecido afectar a un equipo que tras dos semanas de competición está sorprendiendo a más de uno.

Trevor Ariza, el hombre encargado de hacer olvidar a Parsons -aceptó un contrato de 32 millones de dólares por cuatro temporadas- acumula unos números de 14,9 puntos, 5,9 rebotes, 2,9 asistencias, 1,9 robos de balón en 34 minutos, y ha anotado 22 triples en 46 intentos, categoría en la que lidera la NBA. Por lo que las palabras de Harden, Howard e incluso del General Manager Daryl Morey, devaluando a Parsons como jugador franquicia, cobran ahora más sentido.

¿Estará podiéndole la presión a Parsons? No hay duda de que su juego mejorará y terminará adaptándose a su nuevo equipo, pero su inicio de campaña no ha sido el más esperanzador.