Andrew Wiggins, despierta “El nuevo LeBron”

El número 1 del pasado Draft no ha comenzado la temporada con el impacto que muchos esperaban, pero ya reclama sus galones.

El canadiense Andrew Wiggins, número 1 del pasado draft, que pasa por ser uno de los mejores y más esperados de los últimos años, ha comenzado la temporada con un juego un tanto dubitativo.

En los dos últimos partidos, precisamente desde que se lesionó Ricky Rubio, ha dado un paso al frente y parece haber reclamado galones en los Wolves. Contra Miami el domingo y en la pasada madrugada contra los Rockets se le ha podido observar un juego menos atenazado, va adquiriendo automatismos que denotan más confianza en la cancha. Partido a partido va liberándose de la presión que conlleva su puesto en el draft y las expectativas que se han creado en torno a él y empieza a asomar el jugadorazo que está llamado a marcar una época en la liga.

Tiene un talento innato para este deporte y una capacidad atlética portentosa, no en vano es hijo del ex jugador de la NBA Mitchell Wiggins y de la ex atleta canadiense Marita Payne-Wiggins. Su juego es muy similar al de Tracy McGrady y ha llegado incluso a ser comparado por algunos con un prototipo mezcla de Lebron y Jordan!, nada menos.

En sus primeros 7 partidos como profesional ha promediado apenas 10 puntos, 3 rebotes y 0,9 asistencias en 28 minutos sobre la cancha, lejos todavía de sus números en los “Jayhawks” de la universidad de Kansas, en los que promedió 17,1 puntos, 5,9 rebotes y 1,5 asistencias en 32 minutos de juego la temporada pasada.

Aunque todas las quinielas para rookie del año dan como favorito al número 2 del draft, Jabari Parker, cuyos números son muy parejos a los de Wiggins en este inicio de temporada, creo que la lucha que mantendrán ambos por tal galardón estará muy disputada hasta el final, siempre que no intervenga algún factor externo, como el riesgo a lesiones, que decante la balanza en contra de alguno de ellos.

Comentarios recientes