Debuta un jugador en la NCAA sin antebrazo izquierdo

Zach Hodskins, de los Florida Gators, disputó dos minutos en el partido de la noche de este viernes que ganaron por 68-45 a William & Mary.

Roberto Carlos Mateos | 16 Nov 2014 | 07:50
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Este viernes en la NCAA, la liga universitaria de Estados Unidos, ha debutado Zach Hodskins, el jugador que nació sin el antebrazo izquierdo. Este verano se comprometía con los Florida Gators para jugar esta temporada uno de los novatos más especiales sin duda de los últimos años en esta competición. Hodskins carece de mano izquierda ya que nació con un brazo que terminaba a la altura del codo, lo que no le ha impedido destacar como jugador de baloncesto.

El jugador fue aclamado por el público nada más entrar en la pista, en la que permaneció los dos últimos minutos del partido que los Gators de Florida ganaron en casa a la Universidad de William & Mary por 68-45. Hodskins salió con el partido resuelto pero se tomó muy en serio su papel, y como podemos ver en el vídeo que hemos puesto arriba se le ve muy activo y atento tanto en ataque como en defensa. Cada vez que tocaba un balón el público enloquecía y al terminar el partido dedicaron al jugador un sonado y largo aplauso.

Hodskins juega como base, y aunque sí era la primera vez que jugaba en público, sabe de que va el baloncesto. "He estado un poco nervioso porque era la primera vez, creo que si vuelvo a tener otra oportunidad lo haré bien". El jugador, que es el primero que debuta en la NCAA con una sola mano, admite que ha visto su sueño hecho realidad. "Siempre soñé con jugar en la NCAA, y siento que lo he hecho realidad. Ahora solo pienso en el siguiente paso". También quiso recordar que lo más importante no dejaba de ser que el equipo ganara. "En realidad que yo juegue o no no importa, de lo que hay que alegrarse es de la victoria del equipo".

Llegados a este punto, todos nos hacemos la misma pregunta ¿Llegará algún día a la NBA?