Conspiraciones y Tanking: ¿Brett Brown provocó una técnica para que los Sixers perdieran?

Ante los Rockets, con el marcador 3 puntos arriba para los Sixers y a 35 segundos del final, da una patada a un balón y es sancionado con técnica.

Roberto Carlos Mateos | 16 Nov 2014 | 16:51
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Brett Brown, entrenador de los Philadelphia 76ers, que han perdido los 9 partidos que han jugado hasta la fecha y pasan por ser la plantilla más 'barata' de la historia, se ha puesto en el ojo del huracán de los amantes de las conspiraciones al provocar una falta técnica a poco más de 30 segundos de acabar el partido contra los Houston Rockets, el cual iban ganando los Sixers de 3 puntos antes de que 'perdiera los estribos' y diera una patada a un balón después de ver como sus jugadores perdían un balón que acabó en manos de James Harden y éste no logró encestar pero recibió la falta personal y los dos tiros libres correspondientes, que fueron tres por que Brett Brown, entrenador del equipo dio una patada al balón que había llegado a sus pies y fue sancionado con una técnica.

En Estados Unidos los más conspiranoicos no han tardado en sacarle punta al suceso, que no deja de ser una anécdota más protagonizada por el entrenador de un equipo que no va a llegar a muchos partidos con posibilidades de ganar a un rival de la talla de los Houston Rockets. Brown podría haber reaccionado así debido a que los Sixers pierden un balón muy importante en el último minuto del partido con 3 de ventaja, prácticamente tocando la primera victoria con los dedos. Es entendible esa reacción en un entrenado desesperado por ganar, pero la prensa sensacionalista norteamericana piensa que su interpretación de los hechos después del partido, que acabaron perdiendo por 87-88, añade más leña al fuego de las conspiraciones. Al acabar el encuentro, un ya sosegado Brown respondía a las preguntas sobre la falta técnica que le habían pitado "me la merecía, perdí los estribos por que creía que no había sido falta".

Más allá de que desde las oficinas se haya trazado un plan para perder todos los partidos posibles, parece muy poco probable que jugadores y entrenadores estén involucrados en este proceso, dirigido desde arriba (Sam Hinkie) con vistas a obtener una buena posición en el próximo Draft.