Lo que nos ha dejado y nos deparará la NBA en Acción de Gracias

Analizamos qué ha sido de la NBA en este primer mes de competición, las sorpresas y las decepciones y lo que vendrá a partir de ahora.

No ha pasado ni un mes de competición pero ya se empiezan a ver cosas en los equipos y podemos dilucidar quiénes serán los candidatos a pelear por los playoffs y los que no van a poder hacerlo. Descartamos ya a Sixers y Lakers y nos centramos en las sorpresas, las decepciones de lo que llevamos de campaña y en el aspecto individual. Tan importantes son los números como las sensaciones y hay ciertos equipos que están apasionando con su juego y, sobre todo, con sus resultados.

Memphis Grizzlies, con una sonrisa

Son muchos años los que lleva la franquicia de Robert Pera entre los mejores del oeste pero ahora mismo está considerado como el mejor equipo de la NBA. Y no lo decimos nosotros, sino los resultados. Líderes de la conferencia y la liga con 13 victorias y tan solo 2 derrotas. Mantienen su identidad con una defensa más que férrea pero ahora han otorgado una nueva dimensión a su juego. Más personal y con ciertas individualidades pero sin perder el sentido de equipo. Y con un líder bien identificado: Marc Gasol. El español (5 puntos más por partido este año respecto a anteriores temporadas) canaliza el juego del equipo junto a Mike Conley y forman la cabeza pensante del equipo que está dirigiendo a la perfección un Dave Joerger que solo ha necesitado dos años en la liga para demostrar que, pese a su juventud, tiene mimbres para ser un gran head coach. Se dudaba de si podía continuar con el estilo defensivo que implantó y en los primeros momentos al frente de la franquicia había muchas dudas, pero ahora se ha visto un gran nivel de todo el conjunto.

En cuanto a lo personal, la llegada de Vince Carter y la vuelta de Quincy Pondexter a las canchas les ha dado algo más de dinamismo y una rotación más larga al equipo, además de una mejora sustancial en el tiro de 3 que llevaban pidiendo a gritos desde hace mucho tiempo (mejor porcentaje desde 2007). Zach Randolph continua a un nivel envidiable en lo ofensivo y está entre los 3 mejores reboteadores de la competición pese a sus deficiencias físicas, que suple con su inteligencia. Suman 99,9 puntos por partido, máxima anotación de la franquicia desde 2010 y también continúan en lo más alto en el aspecto defensivo siendo la tercera mejor defensa de la competición.

Toronto Raptors, el norte más oeste

El principal gallo del corral de la conferencia este se ha descuidado y Toronto Raptors y Washington Wizards han cogido el mando. Desde que traspasaron a Rudy Gay y a Andrea Bargnani son otros los canadienses, que han dado la vuelta por completo al futuro de su franquicia en los próximos años. Buena culpa de esto la tienen Demar DeRozan y Kyle Lowry, que son los líderes del equipo de Vancouver. Un juego divertido, digno del oeste incluso, y con una plantilla confeccionada por Masai Ujiri con más visión e inteligencia que nombres para llegar a lo más alto. Terrence Ross, Jonas Valanciunas y Amir Johnson apuntalan un quinteto inicial que, sin tener muchas estrellas, han elaborado un juego atractivo a la vez de efectivo.

Su secreto está en no olvidarse del banquillo. En un movimiento ideal, los canadienses se hicieron con Lou Williams y Lucas Nogueira a cambio de John Salmons. El segundo todavía tiene mucho recorrido en la competición y muchos años para mejorar su condición física y su técnica, pero el primero está preparando su candidatura a mejor sexto hombre de la temporada. Promediando su segunda máxima anotación de la carrera con 14,2 puntos por encuentro y 3 asistencias, es la principal amenaza exterior del equipo desde el banquillo junto con Greivis Vasquez, un base que le da ese toque de calma cuando el resto de jugadores quieren correr. 13 victorias y 2 derrotas. Sensacional comienzo de campaña.

Washington Wizards, al servicio de John Wall

Es el general en la pista. El que manda. El que lleva las riendas de un equipo que ya la temporada pasada estuvo entre los mejores y ahora quiere dar un salto más. Con un juego interior envidiable a la vez que extenso y unos exteriores que rozan la excelencia. La llegada de Paul Pierce a la franquicia les ha dado ese toque de veteranía y experiencia que posiblemente les faltara. Pero el que sigue gobernando es John Wall. Toda la confianza que pusieron en él la está devolviendo en forma de resultados. Anotando cada vez desde más lejos y mejorando porcentajes pero sin olvidarse de asistir. Y pese a no haber podido disfrutar de Bradley Beal en las primeras semanas, han seguido respondiendo con los triples de Garrett Temple, Rasual Butler y de Otto Porter.

La batería de interiores está más que bien dosificada con Randy Wittman en el banquillo. Nene y Gortat son los titulares y los que disfrutan de más minutos, pero rotan y dan entrada a Seraphin, Humphries y a un Drew Gooden cada vez más abierto y alejado del aro. En definitiva, son un equipo que ha encontrado un equilibrio casi perfecto entre banquillo y titulares y juego interior y exteriores. Y el resultado está ahí, con 9 victorias, 5 derrotas y enfrentamientos ante Cleveland (2), Dallas y Toronto.

Cleveland Cavaliers, un mar de dudas con todas las miradas puestas en LeBron

Los Cavs estaban llamados a ser el mejor equipo del este con mucha diferencia, pero hasta el momento no han encontrado su juego. Kevin Love desubicado, LeBron James fuera de ritmo y despistado y Kyrie Irving pensando que el equipo ahora solo juega para él, como sucedía en el pasado. Además, su nivel defensivo hace inevitable llevarse las manos a la cabeza. Sobre todo el de LeBron, que tiene ya una larga carrera como defensor a sus espaldas pero que este año está muy ausente en ese aspecto. Rebotean menos que el año pasado con más y mejores jugadores interiores y reciben más de 104 puntos por 100 posesiones por los 107 que anotan en 100 posesiones. El banquillo también parece empezar a quedarse corto. Dellavedova estaba funcionando desde el banquillo como backup de Irving pero su lesión de ligamentos (esguince) le mantendrá casi un mes más fuera de las canchas. Mike Miller y Shawn Marion no están siendo los hombres fuertes para liderar la segunda unidad que se esperaba de ellos y haber sumado 7 victorias y 7 derrotas hacen decepcionante este comienzo de campaña, pero con casi total seguridad darán la vuelta a estos primeros guarismos de este mes de competición.

Oklahoma City Thunder, lastrados por las lesiones y con el agua al cuello

Quitarle más de 50 puntos por noche a un equipo y que se mantengan en lo más alto es tan duro como difícil de conseguir. Eso es lo que le ha sucedido al equipo de Scott Brooks. Era complicado que sus dos mejores jugadores, Kevin Durant y Russell Westbroook, se lesionaran a la vez, pero justamente sucedió y solo han podido sumar 4 victorias en lo que llevamos de campaña por 12 derrotas que ya cuentan en su casillero y que no se van a marchar. Es un equipo que indudablemente debe ir para arriba y sin el actual MVP de la competición y uno de los mejores bases del universo han propuesto un juego colectivo, de mucha defensa y de tiros elaborados. El problema ha sido que han tenido partidos con solo 6 efectivos disponibles y un calendario nada fácil (Portland, Memphis, Clippers, Houston, Golden State). Reggie Jackson no ha dado ese paso adelante que se le reclamaba sin los dos astros, al igual que Serge Ibaka no ha sido la referencia ofensiva sin estos dos hombres, pero parece que el rumbo cambiará muy pronto para esta franquicia con la vuelta de Durant y Westbrook, que se prevé para, como tarde, la próxima semana. Morrow y Lamb pueden ser una de las pocas alegrías por su buen acierto en el tiro exterior, al igual que Ibaka, pero necesitan ya la vuelta de sus estrellas si no quieren echar al traste la temporada.

Los interiores más jóvenes se adueñan de la liga

Tan imprevistas como agradables son las explosiones de DeMarcus Cousins y, en menor medida, de Anthony Davis. El primero parece haber centrado su cabeza en el baloncesto y focalizado sus intenciones de convertirse en uno de los mejores centers de la competición. Responsable de sus números y del más que aceptable inicio de campaña de Sacramento Kings (9-6). Mejor reboteador de la competición con 12,6 capturas por encuentro y promedia más de un 50% de acierto en tiros de campo y un 80% en tiros libres. Es el sexto máximo anotador de la competición y el segundo interior, solo por detrás del otro hombre que destacamos, Anthony Davis. El de New Orleans Pelicans ha formado una buena dupla con Omer Asik que le da algo de oxígeno en las dos partes de la pista y que aprovecha para anotar más y mejor. Más de un 56% en tiros de campo y casi un 80 en tiros libres. Además, captura algo más de un rebote más por encuentro (10-11,2) y se va hasta más de 25 puntos por encuentro, casi 5 tantos más que la pasada campaña. Les ha venido de perlas el paso por el Team USA durante este verano. Más centrados y acertados.

Comentarios recientes