La FIBA exime a Australia de irregularidades en el partido frente a Angola

Los hechos ocurrieron durante el pasado Mundial y los australianos se dejaron perder claramente para evitar un cruce con la selección estadounidense.

A pesar del clamoroso escándalo, la FIBA no ha castigado a los australianos por dejarse perder frente a Angola.

Las numerosas quejas de Goran Dragic tras el Australia – Angola del pasado Mundial surtieron efecto en la FIBA que abrió una investigación sobre el supuesto amaño del partido. El organismo internacional ha anunciado que no ha encontrado irregularidades en el encuentro pero, ¿por qué iba a dictaminar una cosa así? La culpa es del formato según apunta Kurt Helin de NBA Sports:

“Esta es la clave: En los octavos de final se cruzaban el grupo D de Estados Unidos y el C. ¿Qué equipo no quiere evitar a Estados Unidos el mayor tiempo posible? Por ello debían terminar primeros o terceros de grupo para no cruzarse con el Team USA hasta semifinales y tener opción a disputar las medallas.

El jueves al descanso Australia ganaba de 10 a Angola y los aussies se dieron cuenta que si el partido acababa así terminarían segundos así que el entrenador sacó a todo el banquillo y retiró a los titulares, algo que llamo “hacer un Popovich” sólo que a los Spurs suelen acabar con victoria ese tipo de partidos. A continuación, los australianos empiezan a jugar de manera terrible al baloncesto. Angola está motivada porque una victoria podría abrirle las puertas de la siguiente fase si Corea lograba imponerse a México. Angola viene de menos a más y gana.”

A pesar de la abrumadora evidencia de que (por supuesto) el equipo australiano cayó en el partido intencionadamente, la FIBA concluyó lo contrario. Patrick Baumann, secretario general de la FIBA aclaró que “puede contar el baloncesto australiano para respaldar incondicionalmente los principios del juego limpio y el comportamiento ético”. Y también dijo que “cualquier manipulación en el futuro puede llevar a suspensiones, multas sustanciales, amonestaciones o advertencias”.

Sin ningún castigo para esta clara violación del reglamento y sin un cambio de formato que no incentive este comportamiento la FIBA puede esperar que los equipos sigan empleando estas estrategias en el futuro.

Comentarios recientes