Jordan quiere traspasos en los Hornets y los únicos intocables son Kemba Walker y Al Jefferson

Las 9 derrotas consecutivas han hecho mella en un equipo que parecía 'aspirante a algo' en pretemporada, pero aun están a tiempo de solucionarlo.

Roberto Carlos Mateos | 01 Dic 2014 | 18:58
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Según ha publicado Sportando los Charlotte Hornets se moverán en el mercado para buscar reforzar las posiciones de alero y ala-pívot, lo que es una clara señal de que el equipo no se esperaba perder 14 de los 18 partidos que han disputado en este primer mes de la temporada regular. Si bien el problema de que lleven 9 derrotas consecutivas no es el entrenador, Steve Clifford, ni los buques insignia del proyecto; Kemba Walker y Al Jefferson, el resto de jugadores de la plantilla podría entrar en un traspasos.

Los Hornets recuperaban la identidad perdida en la NBA cambiando el nombre de Bobcats a Hornets, y también desenterraron a la mascota, Hugo, para deleite de los aficionados más veteranos. Todo parecía el guión de una bonita película. El mismo equipo que tuvo una gran segunda mitad de temporada 2013-14 tenía que seguir progresando con los refuerzos de este verano. Lance Stephenson llegó con la etiqueta de tercera estrella, y Michael Kidd-Gilchrist parecía haber dado un salto de calidad en su progresión, lo que dejaba paso a muchas esperanzas depositadas en esta temporada. Con un proyecto definido, atractivo y moderno estos Hornets están patinando a un nivel que nadie se imaginaba hace un mes.


LANCE STEPHENSON, SEÑALADO

El mayor refuerzo veraniego de este verano fue el agente libre que llegaba de los Indiana Pacers, Lance Stephenson, El joven y siempre polémico escolta llegaba a Carolina del Norte con ganas de seguir con su progresión como jugador, pero lo cierto es que no se está adaptando al enjambre de su nueva plantilla, no termina de encajar en su ecosistema.

La prensa dice de él que es un jugador mas introvertido de lo que pueda parecer, un 'problema' que le costó varios años superar en su etapa en Indiana. También se ha dicho que es un jugador muy problemático dentro del vestuario y que ex compañeros como Roy Hibbert le querían fuera de su equipo.

Sus números no son ni mucho menos para tirar cohetes; 9,6 puntos, 7,7 rebotes y 5,4 asistencias en 33,2 minutos por partido. Sus porcentajes de acierto no están siendo los esperados y el 'diablillo' acumula un 0.186 de acierto en lanzamientos desde la línea de tres, lo que supone la mitad que el año anterior. En tiros de campo acumula un pobre 0.367, en contrapunto con su estadística del curso pretérito; un 0.491. En tiros libres, no anda muy allá; si el año pasado anotó con un acierto de 0.711, esta campaña ha bajado al 0.643. Lance Stephenson no está cómodo sobre la cancha, y los Hornets tampoco parecen demasiado cómos con él en ella.