10 curiosidades sobre LaMarcus Aldridge

Blog de Basket te acerca las anécdotas, hitos y singularidades de las estrellas de la NBA. En esta ocasión, desvelamos diez curiosidades sobre LaMarcus Aldridge.

1. Un apasionado del piano: el ala-pívot de los Blazers tiene buen oído para la música y ha declarado ser un amante del piano, instrumento que comenzó a tocar en su etapa universitaria y al cual acude para relajarse y aliviar su estrés.

2. Formó un trío histórico en la Universidad de Texas: Aldridge decidió dar el salto a la mejor liga de baloncesto del mundo en 2006, año en el que fue seleccionado junto a sus compañeros de equipo P.J.Tucker y Daniel Gibson, siendo la primera vez en la historia que la Universidad de Texas 'colocaba' a tres jugadores en el Draft.

3. Chris Bosh y Kurt Thomas como modelos de auto-superación: sobretodo en la etapa previa al salto como profesional, las lesiones son un gran obstáculo que pueden cortar de raíz la carrera de los jóvenes deportistas. LaMarcus pudo ser uno de ellos. El jugador sufrió una grave lesión de cadera durante su etapa universitaria que pudo poner fin a la que ha sido, a posteriori, una carrera exitosa. Durante todo el proceso de recuperación, ambos jugadores ayudaron a Aldridge a recuperarse y le dieron consejos sobre cómo mejorar su juego.

4. Shaquille O'Neal como mentor: un joven Aldridge recién salido del instituto pidió consejo a 'Shaq' sobre la mejor forma de dar el salto a la NBA. El pívot fue breve y conciso: "vete a la universidad". Con estas palabras, el jugador fue reclutado por la Universidad de Texas.

5. Creció disfrutando de los Cowboys: Aldridge, nacido en Dallas, era un fanático de los Cowboys liderados por Troy Aikman, Michael Irvin y Emmit Smith.

6. Sus comienzos fueron difíciles: su primer contacto con el baloncesto fue a los nueve años de edad. Era el último niño en ser elegido en los partidos callejeros y en el colegio. A pesar de su actual status de estrella, los primeros años de su relación con el baloncesto fueron desastrosas. "Era horrible. No sabía tirar. Solo anotaba porque era más alto que los demás", fueron las sinceras palabras dichas por el propio jugador. Un claro ejemplo de que con esfuerzo, constancia y dedicación se puede romper cualquier barrera.

7. Posee el 'Gen Baloncesto' en su organismo: el padre de Aldridge, Marvin, fue una leyenda del baloncesto en el instituto. Sin embargo, sus problemas con el alcohol no fueron el mejor de los ejemplos para el pequeño LaMarcus, los cuales desencadenaron la ruptura de sus padres. Tras ello, Georgia, su madre, se encargó de su educación.

8. Le debe mucho a LaVontae Aldridge, su hermano mayor, y, sobre todo, a Robert Allen, su entrenador del instituto: su hermano mayor fue su principal referente para empezar a crecer como jugador. LaVontae le implantó una rutina de trabajo y una constante motivación para evolucionar en la cancha. Este fruto fue recogido -y explotado- por Robert Allen en el instituto. "Tuvo más influencia en mi crecimiento como jugador que cualquier otra persona", reconoció LaMarcus, ya en la NBA.

9. Fue un estudiante brillante: durante sus dos años en Texas, Aldridge no solo se destapó como un jugador brillante. En un sistema de calificación que va desde la F -muy deficiente- hasta la A -sobresaliente- el ala-pívot presentaba, en su gran mayoría, calificaciones 'B' y 'A'.

10. No convenció a Chicago: Aldridge fue seleccionado en la segunda posición del Draft de 2006 por Chicago Bulls, tras lo cual fue inmediatamente traspasado a Portland a cambio de los derechos de Tyrus Thomas, cuarto pick del mismo sorteo. Creo que todos sabemos quien salió ganando...

LA APUESTA del día

Comentarios recientes