Las cinco claves del gran momento de Golden State Warriors

La franquicia de Oakland está siendo la gran protagonista de la competición gracias a su espectacular inicio de regular season.

Después de dejar atrás el primer mes y medio de competición de esta temporada 2014-15, los Golden State Warriors se han destapado como los dueños y señores de las distintas canchas de la geografía norteamericana. Liderada por un excelso -y letal- Stephen Curry, con el novato Steve Kerr dirigiendo al equipo a la perfección desde el banquillo, la franquicia de Oakland se está erigiendo como el mejor equipo de la NBA hasta el momento con una marca de 21-3, a pesar de que Memphis Grizzlies -segundo mejor conjunto de la liga- haya puesto fin a una racha de 16 victorias consecutivas.

Un conjunto que ha ido de menos a más durante las últimas temporadas y que, de la mano de Mark Jackson (hasta el pasado curso), se ha destapado como una de las grandes potencias de la Conferencia Oeste, busca ahora dar el golpe definitivo sobre la mesa y asaltar el título de la NBA 40 años después. El camino será largo y la gloria final precisa de mucho esfuerzo y una pizca de suerte, pero la franquicia de Oakland ya ha asentado las bases de un equipo que aspira a todo. He aquí las cinco claves del 'Éxito Warrior':

1. Una super-estrella en estado de gracia

La evolución en el impacto, rendimiento y calidad de Stephen Curry ha sido innegable con el paso de los años. Hijo del ex-NBA Dell Curry, el base de los Warriors ha dejado de ser solo aquel tirador letal al que no se le puede dar ni un centímetro de más. Asentado ya como uno de los mejores anotadores de la competición, 'Steph' ha dado un paso adelante en la dirección de su equipo y ha mostrado su mejor versión como 'director de orquesta', haciendo mejores y más efectivos a sus compañeros. En su sexta temporada en California con unos promedios de 23.5 puntos, 5.2 rebotes, 7.6 asistencias y 1.9 robos por encuentro, Curry se encuentra entre los primeros puestos de los ránkings de anotación, asistencias y robos de balón, además de ser el jugador con más triples anotados hasta el momento -con 72-, empatado con Kyle Korver y por delante de otros especialistas en la materia como Wesley Matthews (70), Damian Lillard (67) y su compañero de equipo Klay Thompson (67).

2. Plantilla profunda y con gran número de alternativas

Stephen Curry es el principal referente del roster pero no es, ni mucho menos, el único artífice del brillante arranque de temporada de los Warriors. En los despachos de la franquicia han sabido confeccionar una plantilla amplia, llena de alternativas y con un fondo de armario suficiente para que no se note la ausencia o descenso puntual del rendimiento de algún jugador. El claro ejemplo de ello es David Lee. El ala-pívot, uno de los principales referentes ofensivos del equipo, apenas ha podido disputar siete minutos en lo que llevamos de temporada a causa de las lesiones. Más que debilitarse, el equipo ha sabido sobreponerse a la situación hasta el punto de que la ausencia de Lee ha pasado prácticamente desapercibida, gracias, en gran parte, a la explosión de Draymond Green.

Por otro lado, en días en los que Curry no ha mostrado su mejor cara, otros jugadores como Klay Thompson, Harrison Barnes, Marreesse Speights, Andre Iguodala o Shaun Livingston han dado un paso adelante asumiendo el liderazgo anotador del equipo, sin que el nivel habitual del equipo se vea mermado o resentido.

3. Defensa

Lo primero que llama la atención a todo aficionado es la gran cantidad de puntos anotados a los que nos tienen acostumbrados los pupilos de Steve Kerr. De hecho, tras Dallas Mavericks (109.8) y Toronto Raptors (107.4), los Warriors son el tercer equipo que más puntos anota por encuentro (107.2). Esta cifra deja a un segundo plano la gran labor defensiva que está realizando la plantilla partido tras partido. El trabajo 'sucio' de los Andre Iguodala, Andrew Bogut y compañía sitúa a la de Golden State como la novena mejor defensa de la liga, con 97.2 puntos encajados por encuentro, lo que supone la mayor diferencia de toda la NBA entre puntos anotados y recibidos. Stephen Curry ha mostrado su gran agilidad de manos y capacidad de anticipación a las líneas de pase rival, mientras que Andrew Bogut, luchador incansable en la pintura, se encuentra entre los líderes en tapones por partido (2.2). Un Bogut que tiene muy preocupados a los dirigentes de la franquicia a causa de una lesión de rodilla que lo tendrá de baja de forma indefinida, siendo una ausencia delicada en la pizarra de Steve Kerr.

4. La fortaleza en el Oracle Arena... y lejos de él

Las victorias como local siempre son un punto importante en las aspiraciones de todo equipo deportivo. Sin embargo, los Warriors han extrapolado esta virtud a los partidos lejos del Oracla Arena, donde han cosechado trece victorias y tan solo dos derrotas (ante Phoenix y Memphis), batiendo en feudo rival a conjuntos como Houston, Dallas, Chicago y Portland. En casa presentan una casi inmaculada marca de 8-1, tras perder, únicamente, ante los vigentes campeones de la NBA, San Antonio Spurs. Dato impresionante que supone un gran impacto en un rival que afronta sus partidos en casa con la sensación de estar jugando a cientos de kilómetros de distancia de su público.

5. No muestran ningún tipo de fisura ni debilidad real

Pueden tener un mal partido. Pueden mostrar algún bajón puntual o sumar algunas derrotas consecutivas. Pero la imagen que han dado hasta el momento los Warriors es la de un equipo completo, sin fisuras, de una superioridad arrolladora donde todas las piezas encajan a la perfección y que puede superar cualquier rival o adversidad que se les ponga por delante. Presentan uno de los mejores ataques de la liga y una defensa respetable. Su sólido juego interior los sitúa también como uno de los líderes en rebotes de la competición. Los 'Splash Brother' conforman la pareja de moda en la NBA, letal e insuperable desde el perímetro. Harrison Barnes y Andre Iguodala pueden secar a cualquier killer rival. Draymond Green y Marreesse Speights han traído a Oakland una versatilidad y un número de alternativas en pista superior a lo que se esperaba de ellos. Por si fuera poco, la mayor implicación de Stephen Curry en la creación de juego ha aupado a Golden State como el cuarto equipo con mayor número de asistencias repartidas. ¿Alguien da más?

Comentarios recientes