Corren malos tiempos para ser de los Celtics

Doc Rivers, Garnett, Pierce y ahora Rondo. La franquicia más laureada de la historia se ha deshecho en menos de dos años de todos los ídolos del TD Garden. 

Ser de los Celtics en tiempos revueltos. Así se deben sentir los aficionados de la franquicia con más campeonatos de la historia. Obligada a reinventarse a fuego lento y sin mirar atrás, para recuperar el status del que la historia le hace merecedor.

7 de julio de 2012.

Ray Allen rechazaba la oferta de 12 millones de dólares y 2 años que le habían ofrecido los Celtics para marcharse a Miami Heat a intentar ganar su segundo anillo. El mayor triplista de la historia de la NBA acepta una oferta por la mitad de lo que le ofrecía Danny Ainge en Boston, quien además le había puesto en la mano una cláusula única por la que no podría ser traspasado.

Ray ya tenía tomada su decisión y se marchó al equipo enemigo, algo que no sentó nada bien entre algunos de los líderes del vestuario verde, como Kevin Garnett o Rajon Rondo.

Allen rompía el corazón al TD Garden y ponía fin a una etapa de 5 años como celtic en la que ganó su primer anillo de campeón.

24 de junio de 2013.

Los Boston Celtics liberan a Doc Rivers a cambio de una futura ronda del Draft de Los Angeles Clippers. Rivers es el nuevo entrenador de los angelinos y Chris Paul, Blake Griffin, Jamal Crawford y compañía le esperan con los brazos abiertos.

Danny Ainge dejó escapar al entrenador que consiguió el campeonato de 2008 para Boston Celtics, el 17º de la historia de la franquicia. El técnico fue juez, parte y centro gravitacional del proyecto que logró un anillo y un título de conferencia. Se ganó el respeto y el aprecio de sus jugadores, directivos y será ovacionado en el TD Garden siempre que ponga un pie en Boston.

Los 9 años de Rivers en Massachussetts dejaron una huella imborrable para los aficionados, que veían como un inexperto Brad Stevens se hacía cargo del banquillo con más historia de toda la liga. Muchos ya auguraban que venían tiempos difíciles.

28 de junio de 2013.

Sin tiempo para digerir la liberación y marcha de Doc Rivers a los Clippers, los aficionados de los Celtics recibían la peor noticia de la última década. Paul Pierce y Kevin Garnett eran enviados a Brooklyn Nets a cambio de tres primeras rondas (2014, 2016 y 2018) y varios jugadores que a la postre pasarán desapercibidos en la temporada 2013-2014.

Pierce veía como tenía que abandonar el que había sido su hogar -y siempre seguirá siéndolo- durante 15 temporadas. Pocos días antes de confirmarse el traspaso, 'The Truth' confesó que quería retirarse en la franquicia de Massachussetts, pero de poco sirvió.

De la misma forma Kevin Garnett dejaba los Celtics tras 6 temporadas en las que forjó lazos irrompibles no solo con la afición o el Garden, si no con la totalidad de la franquicia. Kevin Garnett sintió más cosas en seis temporadas en Boston de las que pudieron comprar sus grandes contratos en 12 temporadas los Wolves.

Todavía se ven en las gradas del TD Garden más camisetas de Garnett y Pierce que de ningún jugador de la plantilla actual.

18 de diciembre de 2014.

Los Celtics deciden traspasar a Rajon Rondo a los Dallas Mavericks a cambio de Jameer Nelson, Brandan Wright, Jae Crowder y varias futuras segundas rondas del Draft.

Después de meses jurándose amor eterno, y hablando bien una parte de la otra, Danny Ainge volvía a romper el corazón a los aficionados despojándoles de su ídolo, del último vestigio de los Celtics de Doc Rivers, Garnett, Allen y Pierce.

La franquicia más laureada de toda la historia de la NBA hace borrón y cuenta nueva. ¿Volverán a enamorar los de Massachussetts al TD Garden antes de cinco años? ¿Se volverá a respirar el mismo ambiente que en la época de Rivers?

No corren buenos tiempos para ser un celtic.

Comentarios recientes