LeBron James da otro toque de atención a sus compañeros

King James fue crítico con sus Cleveland Casvaliers después de la derrota ante los Detroit Pistons "No somos un buen equipo".

Tras la 12º victoria de la temporada en 30 partidos los Cavs definitivamente no están ganando todos los partidos que cabría esperar de un equipo en el que conviven tres jugadores de la talla de LeBron James, Kevin Love y Kyrie Irving. James 'acaba de llegar' a la franquicia -como quien dice- pero es el líder indiscutible del vestuario. Cuando las cosas van regular, tranquiliza al aficionado y presiona a sus compañeros, pero si las cosas van mal, los reproches hacia el vestuario se hacen en público, en la televisión y en la prensa.

LeBron admitió después de la derrota sufrida en casa ante Detroit Pistons por 103-80 -que pasan por ser el tercer peor equipo de la NBA con 7 victorias y 23 derrotas- que los Cavaliers no estaban siendo un buen equipo. Desde luego que no. Las dudas en defensa y la falta de química de equipo son más que evidentes. Nunca un equipo ganó el anillo estando por debajo del 10º puesto en eficiencia defensiva. Bien, pues los Cavaliers ocupan el puesto 23º de 30.

King James también se ha contagiado de esta tendencia y debido a las necesidades del equipo está asumiendo más lanzamientos a canasta que otros años, arriesgando más, lo que provoca que sus porcentajes de acierto con el tiro de campo hayan descendido del 0.567 y 0.565 de las dos temporadas pretéritas a el 0.488 de esta campaña.

Preguntado por la prensa por si está preocupado por la marcha del equipo (5 derrotas en los últimos 10 encuentros) James apenas pudo encogerse de hombros, mandando un mensaje claro a sus compañeros de vestuario. "No somos un buen equipo. Ahora mismo no estamos siendo buenos en ningún aspecto ni dominando ninguna parcela del juego, por lo que no podemos competir contra muchos equipos".

Comentarios recientes