4. Stephen Curry

El tirador más letal de toda la geografía norteamericana se cuela en el cuarto puesto de los mejores jugadores del ya extinto 2014.

31/12/2014 15:55
31/12/2014 01:15
30/12/2014 20:21
30/12/2014 14:57

¿El mejor lanzador de la historia? Vuelve a preguntarme dentro de diez años. ¿El tirador más peligroso y letal de la competición a día de hoy? Sin duda. El base de Golden State Warriors se ha hecho un hueco en la NBA a base de fusilar el aro rival desde el perímetro una y otra vez en una mecánica de tiro sublime donde carga la muñeca en menos de lo que dura un pestañeo.

No obstante, en esta pasada temporada Curry se ha destapado como algo más, mucho más, que un simple anotador en potencia. El buque insignia del espectacular fin de año de la franquicia de Oakland (mejor récord de la NBA) ha ampliado de manera considerable sus recursos hasta convertirse en una auténtica apisonadora en ataque. Su endiablada velocidad y agilidad con el balón es una pesadilla para la cintura de los rivales. Además, se ha erigido como el director de orquesta perfecto en una campaña en la que ha terminado como el tercer máximo asistente de la liga con 666 pases de canasta, solo por detrás de Ricky Rubio y John Wall.

Su gran nivel de juego este año no ha pasado desapercibido en el seno de la liga, desencadenando en la primera participación de 'Steph' en el All-Star Game y su inclusión en el Segundo Mejor Quinteto de la temporada junto a otras estrellas de la liga como Blake Griffin, Kevin Love, Tony Parker y Dwight Howard, además de repetir como el máximo anotador desde el perímetro (y séptimo de toda la competición) gracias a sus 261 triples anotados. Como broche de oro, el jugador lograría la medalla de oro con el combinado estadounidense en el Mundial de Baloncesto celebrado en España, torneo en el que promedió 10.7 puntos, 2.8 rebotes y 2.9 asistencias, números que ascendieron hasta los 24.0 puntos, 4.3 rebotes y 8.5 asistencias en la regular season.

Tras caer en primera ronda de Playoffs ante Los Ángeles Clippers -después de que la franquicia firmara su mejor temporada regular de los últimos veinte años- en una espectacular serie que se decidió en siete partidos, Curry buscará dar un golpe sobre la mesa y asaltar un título que se presenta como sanguinario en la cada vez más apretada Conferencia Oeste.

Comentarios recientes