El propietario de los Phoenix Suns quiere comprar el Rangers Football Club escocés

El emblemático equipo escocés milita en la segunda división (allí llamada primera) y tiene buenas opciones para regresar a la máxima categoría.

El dueño de los Phoenix Suns de la NBA, Robert Sarver, habría presentado según la ESPN una ambiciosa oferta para comprar el Rangers Football Club, equipo de fútbol histórico de la liga escocesa que cayó en la bancarrota en el año 2012 y estuvo a punto de desaparecer al ser obligado a inscribirse en la cuarta división del fútbol escocés. El equipo con más ligas de todo el mundo (54 veces campeón), y el que más copas ha ganado en Escocia (27 Copas de la Liga y 33 Copas escocesas) lograba llegar esta temporada al a primera división (que es la segunda catería por detrás de la Scottish Premier League) después de dos ascensos consecutivos, y tendrá este año la oportunidad de ascender a la máxima categoría.

Su historia ha atraído la atención y el interés del empresario estadounidense Robert Sarver, propietario de los Phoenix Suns de la NBA y los Phoenix Mercury vigentes campeonas de la de la WNBA.

Sarver, quien dirige el Western Alliance Bank y cuya trayectoria profesional ha estado ligada al mundo financiero, habría presentado una oferta de 18 millones de libras (unos 28 millones de dólares) para hacerse con el control del emblemático club escocés. Sin duda la compra supondría una inyección de esperanza para el equipo, que a pesar de haber recuperado la categoría por la vía deportiva de forma espectacular, todavía arrastra los problemas económicos que le llevaron a estar a punto de desaparecer hace menos de tres años.

Una situación parecida a la que ha vivido el equipo escocés es la que está atravesando el Oviedo en España desde que en 2003 la situación económica del club le hizo bajar hasta la 3º división, pero al club asturiano no le ha ido igual de bien que al Rangers en su renacimiento.

El magnate, según ha sabido la ESPN, estaría buscando invertir una gran cantidad de capital en los Rangers para restaurar la condición de equipo destacado de la capital escocesa, antes conocido como Glasgow Rangers, Sarver quiere que la rivalidad con los Celtics de Glasgow vuelva a paralizar la ciudad, y el país, en cada derbi.

Ahora mismo, los Rangers marchan en la segunda posición de la Scottish Football League (repetimos, la primera división escocesa no es la máxima categoría profesional), con 13 puntos menos que los Hearts de Edimburgo.

Esta semana sabremos si Sarver se hace con el control del Rangers.

Comentarios recientes