Presti: Un ojo en el anillo y otro en Durant

Artículo de opinión ¿En qué piensan los Thunder al hacerse con Dion Waiters? ¿Qué pinta Reggie Jackson en todo este asunto?

El lunes sobre las 01:30 am (hora española) Woj soltaba una de sus bombas. Se estaba cerrando un traspaso a tres bandas en el que estaba involucrado Dion Waiters. Yo automáticamente pensé: “¿OKC? No, no lo veo” Pero luego caí en un nombre: Reggie Jackson. Si bien el base de Oklahoma no ha sido incluido en el trade (en las primeras informaciones se le mandaba a los Knicks), parte de ‘culpa’ de que se llegase a este acuerdo es suya.

Reggie acaba contrato este verano y será Agente Libre Restingido. El GM de los Thunders, Sam Presti, aseguró que harían todo lo posible para que se quedara (“Queremos invertir en Reggie” llegó a afirmar), pero parece que hará útil el famoso dicho español de ‘donde dije digo, digo Diego’. Todos conocemos que Presti es poco amigo del mercado de agentes libres, y mucho menos que sus jugadores formen parte de él.

Pero, ¿donde entra Waiters en todo este asunto? El jugador formado en la Universidad de Syracuse viene para solucionar dos puntos primordiales en los despachos de Oklahoma. El primero y más inmediato, la lucha por el anillo. Sobre el papel, y a falta de ver cómo encaja en el esquema de Brooks, el escolta será el principal factor ofensivo, junto con el propio Jackson, de la 2ª unidad del equipo. Debería aportar esos puntos desde el banco que todo equipo ‘contender’ debe tener. Pero la teoría es una cosa, y la práctica es otra. Cuando ésta última tenga lugar, se pueden generar mucho más problemas que beneficios.

Waiters no es conocido por ser una persona de carácter fácil. Sus encontronazos con Irving son de carácter público, y en Oklahoma no se va a encontrar con un ‘point-guard’ que le vaya a bailar el agua. Su química (o falta de) con Westbrook y Durant será determinante para saber cuál será su rendimiento. Además, a esto hay que añadir el número de jugadores disponibles para las posiciones en el backcourt. Westbrook, Smith (contrato no garantizado), Roberson, Lamb, Morrow, Waiters y Jackson. Que haya siete jugadores para pelear por dos puestos no ayuda al nuevo fichaje de los Thunders, que viene con hambre de balón y protagonismo. Lo más lógico sería que cortasen a Smith, pero no debemos descartar para nada un segundo trade de OKC antes del deadline.

En estos momentos sería cuando entrase en escena la segunda razón por la que Presti ha traído al escolta. Es posible que en los despachos de Oklahoma se sepa (o tema) que Jackson no renovará este verano y, por lo tanto, hayan intentado cubrirse con este fichaje. Así, si Reggie se marcha, ya sea ahora mediante trade o en verano, tendrán ya en plantilla un sustituto cuyo salario entra dentro de lo asumible económicamente para los Thunder. Ante el overbooking en el puesto de guard y tras este traspaso, desde los despachos de Oklahoma City podrían ver factible el cambio de Jackson (que Lamb o PJ no se acomoden mucho por si acaso) por algún jugador que apuntale el juego interior del equipo y, de paso, meter como condición a Perkins. Ha salido a la luz que se negoció hace muy poco por Brook López, así que no sería tan descabellado. Reforzarían el juego interior y podrían, además, volver a estar por debajo del límite salarial. Música para los oídos de Presti.

Y es que no olvidemos que Oklahoma deberá pagar por primera vez en su Historia el impuesto de lujo si mantiene la plantilla tal y como está actualmente. Se encuentran algo más de 2M$ por encima del límite. Y eso, amigos mios, son palabras mayores para un GM que desde el famoso trade de Harden, cada acción que realiza la hace pensando en el verano de 2016, cuando deberá intentar renovar a la megaestrella de su equipo, KD. Desde ese verano de 2012, Presti tiene un ojo el anillo y otro en Durant.

Este editorial fue escrito por Miguel A. Expósito, @Miki_Martinez en Twitter.

Comentarios recientes