¿Quiénes deberían ser los reservas del All-Star Game? Nuestros pronósticos

Blog de Basket vuelve a echar mano de las cartas del tarot y nos atrevemos a vaticinar qué jugadores acudirán en calidad de reserva al All-Star Game.

Jacobo León | 23 Ene 2015 | 16:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Después de unas larga semanas de espera entre recuentos, votaciones y nuevos recuentos la NBA ha hecho oficial cuáles serán los quintetos iniciales que formarán parte del All-Star Game del próximo 15 de febrero, con un Madison Square Garden como escenario de lujo y leyenda.

Ahora solo falta por concretar la nómina de jugadores que harán acto de presencia en el evento en calidad de reservas, en una dura papeleta para los entrenadores de la NBA, quienes tendrán que decidir que efectivos completaran los respectivos combinados de ambas conferencias.

Desde Blog de Basket queremos adelantarnos a la decisión final, la cual se hará oficial el próximo jueves, y desvelamos, según nuestro humilde juicio y criterio, cuáles son los jugadores que se merecen estar en la cita neoyorquina. Tenemos ya en cuenta las lesiones de Kobe Bryant, baja para lo que resta de temporada y cuyo puesto será ocupado, por segundo año consecutivo, por James Harden, y LaMarcus Aldridge, quien estará en el dique seco entre seis y ocho semanas.

CONFERENCIA OESTE

Chris Paul (17.3 puntos, 4.7 rebotes y 9.8 asistencias): uno de los mejores bases de la competición no se perderá su cita anual con el All-Star Game, evento al que lleva acudiendo de manera consecutiva desde 2008, año de su primera participación. Aunque sus números sean inferiores a los de otros cursos, su impacto en el juego y rumbo de Los Ángeles Clippers es tremendo. Solo queda por ver si éste será, definitivamente, su año triunfal en Playoffs.

Russell Westbrook (25.1 puntos, 6.1 rebotes y 7.4 asistencias): una lesión lo mantuvo lejos de las canchas durante el primer mes de competición pero regresó al mejor nivel de su carrera, firmando actuaciones realmente increíbles. 'Russ' es un jugador que odias o amas, pero no se puede negar que su sola presencia en la cancha desnivela cualquier partido hacia sus intereses. El All-Star Game es espectáculo y pocos jugadores superan en eso al base de Oklahoma City.

Damian Lillard (22.0 puntos, 4.7 rebotes y 6.1 asistencias): el base de los Blazers firmará su segunda presencia en un All-Star tras una corta carrera de tres temporadas en la que ha crecido a pasos agigantados en cada una de ellas. Fundamental en el gran rumbo de Portland durante los últimos dos años. Con la ausencia de LaMarcus Aldridge hasta marzo por lesión, Lillard tendrá que asumir aún más responsabilidades en el equipo.

Klay Thompson (21.9 puntos, 3.6 rebotes y 3.1 asistencias): nuestra gran apuesta personal y gran beneficiado de la lesión de Kobe Bryant. Hay jugadores muy buenos que están firmando magníficas temporadas como son Kawhi Leonard, Mike Conley y Goran Dragic, pero supondría una overbooking excesivo en la posición de base, aunque en un All-Star Game eso es lo de menos ya que jugadores como Westbrook y Lillard pueden desempeñar perfectamente el puesto de '2' en partidos así. No obstante, la campaña de Klay no tiene nada que envidiar a las de sus compañeros de conferencia y su presencia en el partido de las estrellas sería la recompensa perfecta a su gran trabajo en los imparables Warriors de Steve Kerr.

Kevin Durant (25.5 puntos, 6.9 rebotes y 3.9 asistencias): solo han transcurrido 19 partidos desde su regreso tras su grave lesión pero la presencia de Durant en el All-Star Game parece cerrada. El vigente MVP de la temporada es uno de los mejores jugadores de la liga y el partido de las estrellas en un escenario de lujo como el Madison Square Garden se presenta como el escaparate perfecto para que 'Durantula' vuelva a imponer su ley.

Dirk Nowitzki (18.7 puntos, 6.0 rebotes y 2.0 asistencias): la edad parece no pesar sobre Dirk Nowtizki. A sus 36 años, el ala-pívot alemán de los Mavericks continúa promediando unos números asombrosos que demuestran por qué es el máximo anotador no estadounidense de la historia de la liga. Sin LaMarcus Aldridge, su participación en el All-Star Game -13ª de su carrera- parece muy posible aunque tendrá rivales muy duros por delante, entre los que destacan DeMarcus Cousins, Dwight Howard y Tim Duncan.

DeMarcus Cousins (24.0 puntos, 12.7 rebotes y 3.2 asistencias): todo lo positivo que han hecho o puedan hacer los Kings posiblemente pasa por DeMarcus Cousins. El pívot parece haber dejado de lado sus problemas de disciplina para implicarse, únicamente, en lo que ocurra en la cancha. Su equipo lo ha agradecido de sobremanera aunque tras el despido de Mike Malone el pesimismo ha vuelto a Sacramento. Sin embargo, a día de hoy, no hay muchos pívots en toda la NBA que puedan toserle a Cousins y este tipo de citas le vienen como anillo al dedo.

CONFERENCIA ESTE

Kyrie Irving (21.0 puntos, 3.1 rebote y 5.3 asistencias): puro espectáculo, el base ha nacido para esta clase de eventos en los que sus diabluras con el balón hacen disfrutar al aficionado...y sonrojar a sus rivales. Sino que se lo pregunten a Brandon Knight. A pesar de la presencia de LeBron en el equipo, sus números no se han visto perjudicados y una buena parte de las esperanzas del equipo pasan por sus manos. Parece haberse estancado y muchos bases le están ganando la tostada, como es el caso de John Wall, pero su calidad es incuestionable.

Dwyane Wade (21.8 puntos, 4.4 rebotes y 5.0 asistencias): el escolta de los Heat parece haber enterrado en el pasado sus problemas de rodillas y se ha erigido como el estandarte de la franquicia de Florida tras la salida de LeBron James. El rumbo de Miami no es el esperado por los despachos al inicio de temporada, donde se sitúan en la séptima plaza de la Conferencia Este en una lucha encarnizada con Brooklyn, Charlotte y Detroit, sus más cercanos perseguidores en la clasificación, aunque el impacto de Wade en la liga, a sus 33 años, sigue siendo incuestionable.

Jimmy Butler (20.5 puntos, 6.0 rebotes y 3.2 asistencias): la temporada de Butler no está pasando desapercibida para nadie en el seno de la NBA. Aún con la presencia de Joakim Noah, Derrick Rose y Pau Gasol, el escolta de los Bulls ha exigido su posición como uno de los referentes ofensivos del equipo en una temporada en la que apunta a Jugador Más Mejorado de la liga. Si ya es una bestia en la faceta defensiva, solo falta que, además, se asiente como un jugador letal en ataque. Los Bulls son uno de los mejores equipos del Este pese al pequeño bache actual de resultados y apostamos a que los entrenadores no dudarán en escoger a Jimmy para el All-Star Game.

Kevin Love (17.7 puntos, 10.4 rebotes y 2.2 asistencias): después de una espectacular temporada en la que promedió 26.1 puntos y 12.6 rebotes puede parecer que Kevin Love está siendo un completo fiasco en Cleveland. Pero no nos equivoquemos. Su rol en su nuevo equipo ha dado un cambio brusco por la presencia de otros pesos pesados como son LeBron James y Kyrie Irving, por lo que es normal su bajón estadístico. Aunque su defensa sea criticable, la gran cantidad de fundamentos y recursos que ofrece Love al equipo es casi innumerable y muy difícil de contrarrestar por sus rivales de posición en la Conferencia Este.

Paul Millsap (16.8 puntos, 7.9 rebotes y 3.1 asistencias): que el mercado de Atlanta no es muy llamativo en la NBA lo sabemos todos. El trío principal formado por Horford-Millsap-Teague apenas superó los 300.000 votos de manera conjunta, una cantidad sorprendente y muy por debajo de la merecida después del gran rumbo de los Hawks, lideres en solitario en la Conferencia Este tras lograr 28 triunfos en sus últimos 30 partidos. En el estilo de juego propuesto por Mike Budenholzer -gracias por todo Popovich- prima lo colectivo sobre lo individual por lo que la brillantez de su juego radica en la unión de sus piezas, no en sus actuaciones por separado. De igual forma, los Hawks merecen colocar algún efectivo en el All-Star Game y desde Blog de Basket apostamos por Millsap, quien, quizás, sea el componente del equipo que más aporta en todas las facetas del juego.

Nikola Vucevic (19.0 puntos, 11.1 rebotes y 2.1 asistencias): sin riesgo no hay emoción y en Blog de Basket nos gusta la marcha. Por ello, apostamos por el joven pívot montenegrino, uno de los jugadores más en forma de la liga en el juego interior y, a su vez, uno de los más infravalorados de toda la competición. Vucevic está firmando un gran año, el de su asentamiento y madurez en la NBA, y prueba de ello son sus constantes buenas actuaciones. Es el jugador con más dobles-dobles en lo que llevamos de temporada (con 25) junto a Pau Gasol y DeMarcus Cousins. Méritos de sobra para acudir al All-Star aunque el mal rumbo de Orlando (15-30) le perjudica en exceso.

Andre Drummond (12.6 puntos, 13.1 rebotes y 1.7 tapones): otra puesta arriesgada, aunque creemos que más posible. A pesar del paupérrimo inicio de temporada de Detroit, desde la salida de Josh Smith se ha visto de nuevo al mejor Drummond, segundo máximo reboteador de la liga tras DeAndre Jordan. En estadísticas sobre 36 minutos, el pívot sumaría unas cifras de escándalo que ascienden hasta los 15.3 puntos y 16.0 rebotes por encuentro con tan solo 21 años de edad. Tiene años por adelante para asentarse como un habitual en el partido de las estrellas, pero no sería de extrañar que fuera seleccionado para el de este mismo año.