El día en que Larry Bird humillaba a sus rivales

Primer capítulo de la sección 'Los reyes del Trash Talking', que tendrá como protagonista a uno de los jugadores que más y mejor sacó partido a esta técnica.

Larry Bird / NBA
Larry Bird / NBA

Toda persona que quiera introducirse profundamente en el conocimiento del mundo del 'Trash Talking' en la NBA, tiene la obligación de hacer una parada en los años 80. Aquella fue la época dorada del baloncesto norteamericano gracias a la presencia en la liga de una selecta nómina de estrellas que hicieron la delicia de los aficionados a la competición, enganchando, además, a muchos otros que se enamoraron de este deporte de la mano de los Michael Jordan, Magic Johnson, Larry Bird y compañía.

El propio Bird, icono de los Celtics de la década de los 80 y uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA, es la definición de 'Trash Talking' hecha jugador. El mítico alero de Boston, competitivo, talentoso y arrogante a partes iguales, elevó a otro nivel el uso de esta técnica y muchas son las anécdotas y frases que han llegado a nuestros días, algunas incluso en su cargo como Presidente de Operaciones de Indiana Pacers.

Durante los Playoffs de 2012, tras la derrota de la franquicia de Indianápolis en el quinto partido de las Semifinales de Conferencia dando una pobre imagen ante los Miami Heat de LeBron James y compañía, Bird no dudó ni un momento en tachar de "blandos" a los componentes de su plantilla, mostrando así su decepción, aunque estas palabras han sido de las más flojas que se han visto asomar por su boca, mucho más desafiantes, hirientes y duras durante su etapa como jugador.

Aunque su calidad y su talento estuvieron a la altura de los más grandes, su arrogancia y aires de superioridad le hicieron soltar perlas de la talla de "Siempre que he jugado no me ha importado quién me defendía. Lo único que no quería era un jugador blanco defendiéndome, porque me parecía un desprecio a mi juego" o "El baloncesto es un juego para hombres de raza negra y así lo será siempre".

Ya en su temporada rookie, Bird dio las primeras muestras de la que sería una actitud controvertida en las canchas de la geografía norteamericana. Durante la disputa de un partido, el jugador de los Celtics no se cortó en dedicarle al árbitro Earl Strom un "¿cuándo cojones vas a pitar algo?" quejándose de la dureza defensiva del rival. Sus palabras le costarían una técnica y una de las pocas veces que se recuerdan en las que Larry perdió una de sus habituales batallas dialécticas.

Posteriormente, muchas serían las víctimas de su particular 'Trash Talking'. Sin importar nombres o status. El propio Reggie Miller, otro de los principales precursores de esta técnica, sufrió en sus propias carnes el arte verbal de Bird. Durante su primer año en la liga, el escolta de los Pacers no dudó en provocar al alero de Boston cuando éste se proponía a lanzar dos tiros libres. Ambos entraron y el jugador le dedicó un "¿Bromeas, novato? Soy el mejor lanzador de la historia", al imberbe jugador de Indiana.

Un año después le llegaría el turno a Xavier McDaniel. En un encuentro que enfrentó a Celtics y Sonics, Bird no solo puso de manifiesto su habitual 'Trash Talking' sino también la increíble calidad e insultante superioridad que desprendió durante sus años en la liga. A falta de cinco segundos para el final, Bird se dirigió a su marcador, McDaniel: "Voy a coger el balón justo aquí y voy a anotar en tu cara." El rookie no se amilanó y le espetó un "lo se, te estaré esperando." No le sirvió de demasiado. Bird anotó exactamente como había vaticinado.

En otra ocasión, Mark Aguirre anotó un triple y le dijo a Bird: "¡Fijate bien, por si no lo has visto!". Entonces Bird contestó con tres triples consecutivos y una frase que terminaría por hundir el orgullo del jugador rival: "¡Tu mismo te has eliminado en el concurso que has montado!"

Y hablando de concursos, el Concurso de Triples de 1988 dejaría una de las mejores frases que Larry Bird regaló a la NBA. El alero de los Celtics aterrizaba al concurso como ganador de las dos ediciones anteriores y nada más entrar al vestuario preguntó a sus rivales: "¿Quién de vosotros va a quedar segundo?" No erró en su predicción y Bird logró su tercer entorchado en el concurso.

Novatos, eventos del All-Star, entrenadores, estrellas de la liga. Nadie se escapaba a la ira de Bird. En 1984, el alero aprovechó un partido ante Philadelphia para provocar sin descanso a Julius Erving, celebrando en la cara del mítico alero de los Sixers cada canasta que anotaba. Hasta que explotó y se montó una inevitable tangana que concluyó con ambos jugadores expulsados. Eso si, con 42 puntos de Bird y solo 6 por parte de Erving.

Otro mítico de la liga, Clyde Drexler, tuvo la difícil papeleta de lidiar con Bird. En su primera temporada en la liga, "The Glide" se encontró ante el reto de defender al alero de los Celtics. Durante un partido, Bird miró a Drexler y le dijo: "No puedes pararme". El jugador de los Blazers le respondió "Te veo demasiado confiado", a lo que repuso Bird "¿Confiado? Eres un novato, no sabes nada." Tras ello, Bird anotó 10 puntos consecutivos ante la defensa de un Drexler que fue sustituido.

En un partido ante los Pistons, Bird cogió el balón totalmente solo en el perímetro y exclamó: "Hey, hey, hey, ¿quién me defiende?". El base Isiah Thomas corrió para intentar detener el inminente triple. Demasiado tarde.

Detroit fue testigo de otra de las hazañas de Bird. En un partido ante los Pistons, el jugador anotó cuatro canastas consecutivas ante la defensa de un tal Dennis Rodman. Tras ello, se dirigió al entrenador de la franquicia de Michigan para decirle: "Hey, ¿quién me está defendiendo? Será mejor que pongas a alguien ya o me iré hasta los 60 puntos."

Durante unos meses, Larry Bird y Chuck Person, uno de los mejores jugadores de los Pacers de finales de los 80 y principios de la década de los 90, vivieron sus más y sus menos en la competición. Un día de Navidad, ambas franquicias se enfrentaban y antes del partido, el jugador de Indiana declaró ante los medios que "El rifle (se le conocía por 'Rifleman') estaba preparado para cazar pájaros", en una clara alusión al apellido de Larry.

Obviamente, Bird no se amedrentó. Antes de dar comienzo el encuentro, el jugador se acercó a Person y le dijo que tenía un regalo de Navidad para él. Desde el banquillo, justo al lado de la estrella de los Pacers, Bird anotó un triple y le dedicó un cariñoso "Merry fucking Christmas".

No obstante, esta rivalidad no quedó ahí. Person prosiguió con su empeño de provocar a Bird. Hasta que en otro partido entre ambas franquicias, Bird, tras anotar 50 puntos a Indiana, se acercó al banquillo de los Pacers y le dijo al entrenador: "Cámbiale, porque como siga en pista te juro que os destrozo."

Los banquillos tampoco se libraban. En un Knicks-Celtics, Bird apostó cinco dólares con un masajista de la franquicia neoyorquina que anotaría un triple tras golpear el tablero. Por supuesto, lo logró y desde nueve metros de distancia, ante los coreos y provocaciones del banquillo Celtic.

En otra ocasión, durante una pequeña expedición de partidos lejos de Boston, donde todos se habían saldado con victorias, los Celtics afrontaban su último duelo como visitante ante los Blazers. Aburrido de ganar y buscando nuevos retos, Bird le dijo a sus compañeros que iba a probar a jugar como si fuera zurdo al menos durante tres cuartos. En estos tres cuartos, Bird anotó 27 puntos.

Entre esos retos estaba el intentar superar la anotación máxima de cada pabellón. En sus partidos como visitante, Bird preguntaba cuál era la anotación máxima y así encontraba motivación extra para afrontar el duelo.

En 1985, estuvo a punto de unirse al selecto grupo de jugadores que han firmado un cuádruple-doble a lo largo de su carrera. Fue ante los Jazz y Bird concluyó el partido con 30 puntos, 12 rebotes, 10 asistencias y 9 robos tras no jugar ni un minuto de todo el último cuarto. Tras el encuentro, Bird fue preguntado por su ausencia durante el último periodo, la cual le privó de lograr la gesta, a lo que respondió: "¿Para qué? Ya les he hecho bastante daño."

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

Comentarios recientes