La maldición de Lil B sobre Kevin Durant y James Harden sigue viva

La historia de Lil B y Kevin Durant se remonta a enero de 2011, cuando el jugador le ofendió con un tweet criticando su música. 

Roberto Carlos Mateos | 02 Jun 2015 | 18:01
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

En las últimas semanas varias cuentas oficiales de Twitter de franquicias de la NBA, así como algunos jugadores, han aceptado en tono de broma las bendiciones de un rapero que dice ser un dios 'The Based God'. No vamos a darle ninguna credibilidad a poderes sobrenaturales que se asignen pintorescas estrellas del hip-hop, pero creemos que la 'maldición' que lanzó el rapero Lil B a Kevin Durant, que esta temporada ha extendido también a su amigo James Harden, es digna de mención y merece la pena recordar cómo empezó todo y reírse un poco comprobando como de momento no hay ningún hecho que la contradiga.

En enero de 2011 Durant probó a escuchar la música del entonces emergente Lil B, un llamativo rapero cuya arrogancia y concepto de sí mismo, afirmando ser una especie de dios, rozaba lo absurdo. La estrella de los Thunder no dudó en compartir su opinión sobre la música del 'colega' en su cuenta personal de Twitter, y como no podía ser de otra forma, el mensaje llegó al 'dios' y su furia cayó sobre el baloncestista.


Cuidado que Lil B acaba de posterizar a Kevin Durant en el NBA 2K11. El rapero le dice que se prepare para cuando lo haga en 'la vida real'. Esto solo es el comienzo.


Ambos se citaron para un uno contra uno, en el que llegaron a apostar que si Kevin Durant salía ganador Lil B no volvería a rapear nunca. Al 'artista' le pareció buena idea. Durant le llegó a decir que hasta rapeaba mejor que él. Podéis comprobarlo por vuestra cuenta:

Este es Lil B y su videoclip de la canción que dedicó específicamente a Kevin Durant.

Esta es una de sus canciones más conocidas.

Y éste Kevin Durant rapeando (desde el minuto 1:40).

Para el que escribe estas líneas, hasta Durant canta bastante mejor que el rapero-dios... pero sigamos con la historia que nos ocupa.



Pasaron un par de días desde la discusión y como KD no concretaba ningún día para jugar el uno contra uno, Lil B le llamó 'hater' en una entrevista, y sugirió que no se atrevía a jugar contra él. Finalmente Durant reconoció que habían quedado para el 13 de febrero, y dijo que lo hacía porque Lil B había estado provocando demasiado. Por lo que fuera nunca llegaron a coincidir y el esperado uno contra uno nunca se celebró.

Pero a los pocos meses los Dallas Mavericks, a la postre campeones, vencieron a los Oklahoma City Thunder en las Finales de Conferencia Oeste por 4-1 y entonces Lil B lanzaba su maldición. "Durant no ganará nunca el anillo" por haberle ofendido unos meses antes.


Un año después los Heat ganaban a los Thunder en las Finales de la NBA y LeBron conseguía su primer anillo de campeón. Durant jugaba su primera Final -y la última hasta la fecha- y cómo no, ahí estaba Lil B esperando para recordar por qué no habían ganado los Thunder "No puedes ganar odiando".

En verano de 2012 volvía a retar a Durant con otro vídeo musical, en el que se le ve entrenando con unos chavales en un gimnasio. Afirma ser uno de los mejores bases anotadores que han vivido sobre la tierra. Se puso muy pesado mencionando a Durant y éste al final se cansó y le mandó callar.

En octubre de ese mismo año Lil B entrenó con los Santa Mónica Warriors, el equipo de la liga de desarrollo vinculado a Golden State, pero nunca pudo dar el salto a la NBA. Este vídeo da fe de ello (pero no muestra que el rapero sepa hacer nada).

Hasta 2014 se tomaron una tregua; KD seguía sin ganar y la carrera musical de Lil B no acababa de despegar. Entonces un usuario de Twitter subió ésta auténtica maravilla.

Y la 'maldición' volvió a estar de actualidad.

Unos meses después NBA TV sacó entre sus anuncios un divertido corte en el que aparece Lil B provocando a Kevin Durant desde un micrófono de la propia televisión.

Las lesiones en el pie han traído a Durant de cabeza esta temporada, y Lil B se ha buscado una nueva víctima, que no es otra que James Harden, a quien acusa de robarle el gesto con el que celebra las canastas.

Aprovechando que es seguidor de los Golden State Warriors y estos eliminaron a los Rockets de Harden, Lil B se grabó durante el quinto partido de las Finales de Conferencia haciendo el gesto de la estrella de Houston en medio de las celebraciones cuando los californianos se clasificaron para las Finales.

¿Quién será su próxima víctima? Los Hawks desde luego que no.