Los Bucks podrían abandonar Milwaukee con dirección Las Vegas

La negativa de las instituciones públicas de Wisconsin a aportar 250 millones para la construcción de un nuevo pabellón podría dejar a Milwaukee sin NBA.

Jacobo León | 07 Jul 2015 | 10:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Los Milwaukee Bucks han sorprendido a propios y extraños con su buen rendimiento a lo largo de la temporada basado en su núcleo joven y prometedor de figuras lideradas por la mano de Jason Kidd. El sexto puesto en la Conferencia Este y la reciente adquisición de Greg Monroe se presentan de la mano como un nuevo motivo de peso para hacer soñar a la afición de Wisconsin con tiempos mejores, aunque la suerte podría cambiar en las próximas fechas.

El Presidente de la franquicia, Peter Feigen, ha reconocido públicamente que el futuro de los Bucks podría estar muy lejos de Milwaukee, su actual emplazamiento. En unas palabras suyas al Milwaukee Business Journal, el directivo de los Bucks ha dinamitado la actualidad del equipo al afirmar que la NBA podría tomar el control de la franquicia y reubicarla en Las Vegas (aunque también suena Seattle) si el poder público de Wisconsin no aprueba la partida de 250 millones de dólares para la financiación de un nuevo pabellón deportivo.

El tiempo corre en contra de los intereses de los Bucks. La NBA ha puesto como plazo el mes de noviembre para dar comienzo la construcción del nuevo pabellón coincidiendo con el comienzo de la nueva temporada. En caso de no cumplirse, la organización pondrá a la venta la franquicia.

Por otro lado, todo apunta a que estas declaraciones son un método de presión para forzar a las instituciones públicas estatales a que aporten los 250 millones de dólares restantes para completar el 100% del montante económico necesario para dar comienzo al proyecto. Milwaukee es una de las ciudades con mayor tradición en la NBA tras 47 años en la élite pero su historia podría estar cerca de llegar a su fin. El dinero, como es costumbre, vuelve a estar en medio de los males.