Charlotte Hornets, ¿estilo Splash Brothers?

Steve Clifford habla sobre las posibilidades de su equipo al poner a Walker y Lin en pista comparándolos con los Splash Brothers

David Gómez-Pantoja Ruiz | 30 Ago 2015 | 14:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

"Siempre es bueno tener dos jugadores capaces de jugar bien pick-and-roll en la pista. De esa manera uno puede poner presión sobre la defensa a un lado y luego cambiar a la otra. Esto te da más espacio para jugar, similar a como lo hace Golden State. Tienes a Stephen Curry por un lado, por lo que las defensas tienen que cargar hacia ese lado lado, y entonces tienes a Klay Thompson en el otro con espacio para jugar. Eso es lo que Kemba puede hacer por Jeremy y lo que Jeremy puede hacer por Kemba"

​Como si de los Splash Brothers se tratase, así ha tratado Steve Clifford, entrenador de los Charlotte Hornets, a su pareja de bases de la próxima temporada: Kemba Walker y Jeremy Lin. Pero, ¿se parecen realmente?

En primer lugar, en capacidad de tiro ambas parejas están a años luz. Es cierto que Kemba Walker y Jeremy Lin no son malos tiradores, pero, por su irregularidad, se encuentran a bastante distancia de la pareja formada por los Splash Brothers, posiblemente el mejor backcourt de toda la liga.

Además, si comparamos uno contra uno nos encontramos que las diferencias entre ambas parejas son aún mayores. Mientras que Kemba Walker es un base más físico, con una explosividad al alcance de pocos bases en la liga, Stephen Curry es el señor de la técnica individual, un jugador capaz de hacer cualquier cosa en un metro cuadrado sólo por su calidad. Por otro lado, Klay Thompson es un jugador que combina cualidades físicas y técnicas casi por igual, siendo un jugador que engaña con su aspecto pero con capacidad de mostrar un gran despliegue físico en pista, mientras que Jeremy Lin es la incógnita, un jugador más caracterizado por su irrregularidad que por su juego, arrastrando por donde pasa esos buenos minutos en New York Knicks basados en su gran faceta: el control del balón.

Así pues, viendo las capacidades de cada pareja con sus rachas, parece bastante temerario tratar de comparar a ambas parejas, e incluso tratar de implantar ese juego sin plantear variantes con las que explotar las cualidades de Walker y Lin, aunque si hay algo que es cierto es que este año Charlotte puede ser la revelación. Clifford sabe que han fichado bien y que ha de meter esa mentalidad a sus jugadores, la mentalidad que hizo que el año pasado Golden State acabase creyendo con su juego.