Brandon Ingram, un talento a raudales en la faceta ofensiva

Ha completado un gran año en Duke a las órdenes del "Coach K" y se presenta como la única alternativa real para que Simmons no sea el número 1 del Draft 2016.

Continuamos con el repaso de las grandes estrellas que se presentan al próximo Draft de la NBA del 23 de junio, y ahora es el turno de Brandon Ingram. El alero de Duke es de esos jugadores que sobre la cancha transmiten un talento especial, de esos que están capacitados para hacer cosas imprevisibles, de los que siempre hay que estar atentos a él.

Lo primero que llama la atención cuando ves a Brandon Ingram es su tremenda envergadura. Roza los 2,10 metros de altura y de envergadura alcanza hasta los 2,22 metros. Teniendo en cuenta que se desenvuelve en el puesto de alero (puntualmente puede hacer de ala-pívot), son unas medidas a tener en cuenta. En cierto modo, su físico y su forma de jugar recuerda a Kevin Durant.

Su talento en ataque es realmente impresionante. Utiliza su envergadura y su enorme zancada para penetrar a canasta con un alto porcentaje de éxito. Pero no solo se limita a eso cuando ataca, ya que tiene un rango de tiro realmente amplio. Esta temporada en la NCAA ha promediado un 41% en triples, tirando además una media 5,4 por encuentro. Y no es nada raro verle anotar desde los ocho metros. Ha sido uno de los líderes de Duke, promediando 17,3 puntos y 6,8 rebotes.

Tiene un buen maneja de balón, que le permite ser capaz de crearse sus propias canastas con bastante frecuencia. Además, su lectura del juego y su IQ es muy alta, por lo que no suele tomar malas decisiones. Eso sí, quizá deba mejorar algo su capacidad de pasar el balón, ya que en algunas ocasiones peca de ser individualista.

En cuanto al rebote, la tremenda envergadura hace que sea un jugador que ayuda bastante en esta faceta desde el puesto de tres. Sus promedios este año en ese sentido han sido de 6,8 capturas, estando incluso en varios encuentros por encima de los 10 rebotes. Además, también es un buen taponador, como demuestran las 1,4 "chapas" que ha colocado por encuentro.

Pero hay en algunas facetas en las que Ingram va a tener que mejorar si quiere convertirse en un verdadera estrella de la NBA. La primera y más importante es su físico. Va a tener que trabajar mucho en su fuerza, ya que este año en la NCAA se ha visto que sufre en los contacto cuerpo a cuerpo, lo cual se hará más evidente todavía en la NBA si no se lo toma en serio.

Otro de los puntos flojos de Brandon Ingram está en la defensa, pese a ser un buen taponador. Suele estar fuera de posición a menudo y su desplazamiento lateral es algo lento, por lo que va a tener que mejorar mucho si no quiere que eso le lastre.

Por último, los que le conocen dicen que es algo tímido, lo que le resta algo de liderazgo en la cancha. Pero aun así, Ingram lo tiene todo para estar entre los mejores de la liga y su futuro solo depende de lo que sea capaz de trabajar.

Comentarios recientes