Nerlens Noel podría cambiar de agente en busca de un contrato por el máximo

La falta de ofertas de otros equipos de la NBA ha llevado a Dallas Mavericks a tomar una postura de espera en las negociaciones.

Iñaki González | 21 Ago 2017 | 12:28
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Agosto encara su parte final y lo hace con Nerlens Noel como agente libre restringido. El pívot todavía no ha alcanzado un acuerdo de renovación con los Dallas Mavericks, algo que le está llevando a la frustración y decepción no solo con los tejanos, si no también con su agente.

El enfado de Nerlens Noel con su agencia de representación es tal, que según varias fuentes ya ha tomado la decisión definitiva de despedir a Happy Walters para ponerse en las manos del experimentado Dan Fegan, uno de los mejores agentes de jugadores que hay en toda a NBA. Un movimiento con el que espera lograr un contrato por el máximo permitido con Dallas Mavericks.

El interés por seguir juntos existe tanto en Nerlens Noel como en Dallas Mavericks, pero lo cierto es que a día de hoy las negociaciones están totalmente paralizadas. El ex de los Philadelphia 76ers tiene sobre la mesa la oferta cualificada de 5,8 millones de dólares que le corresponde, una cantidad que considera totalmente insuficiente.

Por su parte, Dallas Mavericks de momento está tomando una táctica de espera, con el objetivo de firmar a Nerlens Noel por debajo del máximo permitido. El hecho de que el pívot no haya presentado oferta alguna de otro equipo de la NBA ayuda en esa postura a los tejandos, que juegan con el hecho de dejar pasar el tiempo para que finalmente el que acabe cediendo sea el jugador.

Nerlens Noel podría optar por coger la oferta cualificada y convertirse el verano que viene en agente libre sin restricción alguna, pero sería una jugada muy arriesgada. Y es que hay que recordar que el historial de lesiones que tiene a sus espaldas es importante, por lo que le interesa coger un contrato alto en cuanto pueda, y asegurarse así su futuro.

Lo que está claro es que ambos están jugando una partida de poker, y el ganador final de la batalla será quien mejor sepa jugar sus cartas y también, por qué no, los faroles.