Sacramento Kings y una decisión inexplicable

Con el despido de Dave Joerger, los Kings parecen no haber aprendido nada de los últimos 14 años y sientan un peligroso antecedente.

Divac y Joerger, cuando el proyecto seguía en pie. Foto: nba.com
Divac y Joerger, cuando el proyecto seguía en pie. Foto: nba.com

El estupor en el mundo NBA aún no se disipa. Justo un día después de terminada la temporada regular y con todos los cañones apuntando a los playoffs, un bombazo en forma de noticia sacudió a todos este jueves: Vlade Divac renovó su contrato como GM de los Kings y minutos después decidió despedir a Dave Joerger.

Joerger comandó a un equipo joven e inexperto a la mejor temporada de la franquicia en 14 años. Peleando mano a mano la entrada a los playoffs con colosos como Spurs o Thunder y llevando al núcleo joven de los Kings a alcanzar 39 victorias en la campaña, terminando terceros en su división y novenos en el Oeste.

Sin embargo, todo lo logrado no parece suficiente en el mundo de Divac, quién decidió que su renovación era el punto dónde iba a tomar aún más control e iba a concentrar el poder. El GM prefirió despedir a Joerger antes que al GM asistente Brandon Williams, afín suyo y peleado con el entrenador, pero esa decisión pone a tambalear las bases del proyecto.


Así, los Kings encaran la postemporada en un momento de inflexión. Pocos equipos han despedido a su entrenador en el medio de un proceso en franco crecimiento y han mejorado, mientras que la mayoría que conservó al arquitecto del equipo ha ido hacia arriba.

Brett Brown en Sixers, Brad Stevens en Celtics, Mike Malone en Nuggets y Quin Snyder en Jazz, entre otros, estuvieron en una posición similar a la de Joerger y conservarlos fue la mejor decisión para sus equipos que desde este sábado jugarán postemporada.

El único antecedente que parece avalar desde el lado deportivo la decisión de Divac fue el despido de Mark Jackson en los Warriors tras entrar a PO y reemplazarlo por Steve Kerr. Ese puede ser un consuelo para los Kings, siempre y cuando el año que viene Stephen Curry, Klay Thompson y Draymond Green jueguen para ellos. Caso contrario, parece un paso más en falso de una franquicia que no aprende.

Comentarios recientes