Los Suns de Ricky siguen arrasando en el inicio liguero

Parecía que se iba a un oasis por el desierto, pero el base español quiere competir y está llevando al equipo a un nivel superior

Isaac Rivas Serrano | 03 Nov 2019 | 09:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
Ricky Rubio | Foto: ap
Ricky Rubio | Foto: ap

La vida a veces es irónica, pero ahora a Ricky Rubio le sigue sonriendo a pesar de que parecía que no iba a competir tras marcharse de los Utah Jazz rumbo a Phoenix Suns. Nada más lejos de la realidad, el base del Masnou está impulsando a un equipo jóven en el que parece haber caido de pie y está dándole esa veteranía que tanto necesitaban. Sus cifras se siguen manteniendo, con 11 puntos la pasada noche aunque su influencia en el juego y liberar de la presión de crear juego a un 'desgastado' Devin Booker está dando un salto de calidad al equipo.

El escolta ahora goza de una única responsabilidad, dedicarse a hacer lo que mejor se le da, anotar puntos. Booker fue el máximo anotador del encuentro con 21 puntos, al que acompñó la actuación de un buen Kelly Oubre Jr, con 15 puntos y la gran labor de Aron Baynes en la pintura con 20 puntos, al igual que la de Kaminsky con 14 tantos. Gracias a esta actuación coral consiguieron derrotar a unos Memphis Grizzlies que parecían llegar en línea ascendente después de vencer en el último segundo a Brooklyn Nets, aunque caer de casi 30 puntos ante Los Angeles Lakers pesó demasiado.

Si hace tan solo dos encuentros Jae Crowder fue el héroe, esta madrugada le tocó ser el villano. No anotó ni un solo punto el alero en 27 minutos, aunque el buen partido de Ja Morant con 24 puntos y siete asistencias, así como el de Brandon Clarke y Dillon Brooks ambos con 16 puntos y el primero además sumó 11 rebotes. En el juego interior fue donde se marcaron diferencias y es que, a pesar del buen partido de Valanciunas con 13 puntos y siete rebotes no les sirvió de mucho ante el equipo de Rubio.

Ricky estuvo a un gran nivel a pesar de lo que rezan las estadísticas, ya que no son unos datos brutales, pero su trabajo constante y los cinco rebotes que sumó a su equipo sirvieron para demostrar que el récord positivo de los Suns no es casualidad y que él tiene parte de culpa. El siguente encuentro será ante unos Philadelphia 76ers que están prácticamente intratables y que les servirá para medir, aunque solo sea el inico de temporada, su verdadero potencial.