Ingram, sobre su último año en Lakers: “No siempre había buena energía”

El alero de los New Orleans Pelicans se sinceró sobre el ambiente en el vestuario del equipo angelino y los rumores de traspaso.

Ingram está viendo su carrera despegar en los Pelicans. Foto: nba.com
Ingram está viendo su carrera despegar en los Pelicans. Foto: nba.com

Los Angeles Lakers 2018/19, en el primer año de LeBron James en Hollywood, terminaron siendo un pésimo experimento que no dio resultados. El Rey llegó a un equipo en formación donde se combinaban muchos jóvenes inmaduros con algunos veteranos de dudosa procedencia y peores rendimientos. Finalmente, con las lesiones que fueron sufriendo, el equipo terminó en los últimos puestos del Oeste y sin chances de postemporada.

Uno de los miembros de ese equipo fue Brandon Ingram. El alero admitió todos los problemas que se rumoreaban sobre ese vestuario, especialmente cuando a mitad de temporada y alentado por LeBron, se habló de un posible traspaso de Anthony Davis por casi todo el núcleo joven (algo que terminó ocurriendo pero en la offseason).

Ingram dijo que durante el periodo de negociaciones “el equipo estaba un poco tenso” y que “verse las caras todos los días, no siempre estuvo bueno”. Además, el ex número dos del draft admitió que en el vestuario “no siempre había buena energía”.

Además, el actual jugador de los Pelicans también admitió que los rumores eran una distracción pero que “nunca estuve en una posición de ser GM” por lo que “no sé cómo lo hubiese manejado”. Por último, dijo que no guarda rencores con los Lakers y que “ellos lo manejaron como pudieron, pero esto resultó fantástico”, ya que en su nuevo equipo Ingram encontró un renacimiento de su carrera y está jugando su mejor baloncesto desde que llegó a la liga.

Comentarios recientes