CJ McCollum, y el poder reivindicativo de un talento infinito

El escolta de 28 años eleva sus prestaciones en ausencia de Lillard, manteniendo vivo a Trail Blazers y su sueño de colarse en playoffs.

CJ McCollum, su gran temporada en 2020. Foto: gettyimages
CJ McCollum, su gran temporada en 2020. Foto: gettyimages

Tipo discreto, sin la pompa y estética propias de una estrella, con inquietudes y vida fuera de la pista que le lleva a querer ser periodista cuando se retire y carente de declaraciones altisonantes cuando gana o pierde. Así es CJ McCollum, un jugador tan alejado de la élite de la liga por carácter como merecedor de ser considerado parte de ella por lo que muestra en la pista. A sus 28 años, está teniendo una séptima temporada en la NBA más difícil de lo esperado en lo colectivo, pero enormemente brillante en lo individual. Y es que la pléyade de lesiones que lleva azotando a Portland Trail Blazers desde inicios de año, con jugadores tan importantes como Nurkic, Annunoby, Collins o Hood, está imposibilitando que los de Oregon den continuidad a unos años esplendorosos de la mano mágica de Terry Stotts.

El quinteto titular de los Blazers parece obligar a esta franquicia a codearse con los mejores, pero la falta de profundidad en el banquillo y constantes lesiones, de la que no se ha salvado ni su gran estrella Damian Lillard, hacen que se tengan que emplear a fondo para rascar una octava plaza en la Conferencia Oeste. Las ausencias en el juego interior no han podido ser tapadas por un Hassan Whiteside que sigue haciendo buenos números, pero no lo plasma con intimidación defensiva ni fluidez atacante en momentos importante. Salió de Miami bajo la sospecha de no ser un jugador fiable y estar muy sobrevalorado si se mira la planilla estadística, y en Oregon se confirma esa sensación.

Así, Lillard y McCollum sostienen con orgullo a un equipo en el que Carmelo Anthony está aportando con un rol secundario. Especial mención merece CJ, que promedia ya 22.5 puntos, segundo mejor registro en toda su carrera, solo por detrás de los 23 que firmó en 2016. No sería descartable que superara esa cifra si es capaz de dar continuidad al nivel de juego del que hace gala en los desde hace semanas. Y es que en los diez encuentros, tan solo ha bajado de 20 puntos en uno, alcanzando 41 puntos en dos de ellos: ante Pistons y Magic. Sus argumentos en ataque son infinitos, con enorme habilidad en el dribbling y una sorprendente tendencia al alza en lo que a asistencias se refiere.

McCollum sigue reinventándose y la ausencia de Lillard en algunos encuentros le ha hecho explorar su vertiente más generosa. Llegó a dobles figuras de asistencias en tres de los últimos compromisos y su media es ya de 4.2, muy superior a la de años precedentes. Quizá no esté siendo un año positivo para Portland Trail Blazers, pero parece evidente que CJ McCollum merece una mayor consideración por parte de la NBA. Si consigue coliderar a los de Oregon hasta los playoffs, su hazaña tendrá un mérito más que notable.

Comentarios recientes