Los 10 mejores jugadores africanos de la historia del baloncesto

Repasamos la lista de mejores jugadores africanos en toda la historia de este deporte y meditamos sobre los valores actuales y futuros.

Hakeem Olajuwon, mejor jugador africano de la historia. Foto: gettyimages
Hakeem Olajuwon, mejor jugador africano de la historia. Foto: gettyimages

La globalización ha tenido un considerable efecto en el baloncesto mundial, con la presencia cada vez mayor de jugadores extranjeros en la NBA. El continente africano siempre ha sido percibido como una cantera inagotable de talentos, con un físico imponente y cierta falta de disciplina táctica. Todo sigue más o menos. Los mejores jugadores son reclutados cuando son apenas niños, el nivel medio sigue pecando de clarividencia estratégica en la pista y sus selecciones son temidas por el físico, pero endebles en la selección de tiro y momentos cumbre. Lo que sí ha cambiado es la recurrencia con la que llegan jugadores del continente africano a la élite.

Si en décadas anteriores solo grandes talentos conseguían abrirse paso, ahora existe una pléyade de jugadores con capacidad para criarse en el baloncesto universitario y ser pulidos desde jóvenes. No solo aterrizan estrellas rutilantes, sino que hay muchos jugadores que ofrecen un valor añadido a la liga. Para rememorar los mejores jugadores en la historia de África es preciso hacer un viaje al pasado y nombrar a Jean-Jacques Conceiçao. Este jugador angoleño que nunca militó en la NBA fue nombrado mejor jugador africano del siglo XX por su notable carrera en Europa, con equipos como el Limoges o el Unicaja de Málaga. Fue un pionero que hizo ver a millones de jóvenes que el sueño del baloncesto era posible.

Angola monopolizó durante años la flor y nata del baloncesto africano, ahora mucho más repartido. Nigeria es un de las canteras más prolíficas de talentos, aprovechando el tirón de las hazañas pasadas de Hakeem Olajuwon. El pívot que hiciera historia en los Rockets es, sin lugar a dudas, el mejor jugador africano de la historia del baloncesto. Aspiran a arrebatarle esa condición Joel Embiid y Pascal Siakam, ambos puntales de sus respectivas franquicias que quieren dejar atrás el sinsabor que supuso la carrera de Michael Olowokandi, el sucesor natural de Hakeem después de ser elegido en el puesto más alto del draft de 1998, aunque nunca pudo responder a las expectativas.

Steve Nash suele ser incluido en la lista por su nacimiento en Sudáfrica, aunque pronto se mudó a Canadá y desarrolló su carrera con el pasaporte de dicho país. Habría que citar por su papel de pionero a Manute Bol, el gigante que sacudió los cimientos del baloncesto mundial con su historia de superación, huyendo del conflictivo Sudán del Sur para desarrollar una notable carrera en la NBA con sus 2,29m de estatura y la polémica que le rodeó en torno a su edad. Mención especial merece Dikembe Mutombo, nacido en el Congo, y cuya carrera fue tan exitosa como carismática. Hasta ahí el pasado más lejano.

El resto de candidato a formar parte de esta lista pertenecen al presente o pasado inmediato, como Luol Deng, Luc Mbab-a-Moute y Serge Ibaka siguen construyendo su camino en la NBA con el fin de poder hacer historia para el continente africano. El baloncesto debe seguir siendo impulsado por las máximas instituciones en un lugar del planeta con mucho margen de crecimiento en su rendimiento baloncestístico y con un potencial evidente en todos los sentidos. África tiene mucho que ofrecer al baloncesto mundial.

Comentarios recientes