Jerry Sloan, una figura clave en la historia de la NBA

Repasamos la trayectoria de un hombre al que se le resistió el anillo de campeón, pero que dejó un gran legado en la NBA y en Utah Jazz.

Quién fue Jerry Sloan. Foto: gettyimages
Quién fue Jerry Sloan. Foto: gettyimages

La tristeza y nostalgia inunda el mundo del deporte con la marcha de una leyenda. Jerry Sloan abandona este mundo, un mundo en el que fue feliz y, sobre todo, en el que hizo feliz a muchos. Su historia no es la de un ganador, sino uno de esos heroicos perdedores cuyas derrotas son merecedoras de un lugar en la historia. Jugador profesional durante 11 años, militando durante diez temporadas en Chicago Bulls, sería precisamente esa franquicia la que haría imposible a Sloane obtener el merecido premio a su trayectoria en el banquillo de Utah Jazz. Ha muerto a los 78 años de edad y tras años luchando contra el parkinson.

Una vida dedicada al baloncesto. Solo así puede resumirse la trayectoria de Sloan, un hombre cuya gran virtud en la pista, tanto en el papel de jugador como en el de entrenador, fue su inteligencia y capacidad de innovar. Impulsó la NBA en la década de los 60, cuando consiguió ser dos veces All Star (1967 y 1969), figuró hasta en cuatro ocasiones en el mejor quinteto defensivo de una liga en la que su agilidad con 1,96m de estatura fue una revolución y terminó con su camiseta en el techo del pabellón de los Chicago Bulls.

Allí se encontró consigo mismo intentando redimirse como entrenador. Comenzó en la franquicia de Illinois, donde fue asistente durante un año antes de dirigir al equipo durante tres temporadas. En 1985 se produjo el punto de inflexión en su vida deportiva y personal. Los Utah Jazz llamaron a su puerta y le incorporaron al staff técnico de un proyecto cuyas bases eran Stockton y Malone, esa dupla histórica que quedó sin premio al toparse una y otra vez con la dinastía de Michael Jordan en los Bulls. Su juego correoso en defensa, veloz al contraataque y esa capacidad que tuvo para hacer que el pick&roll entre sus dos estrellas alcanzara un estatus superior, aupó a Sloan a la categoría de leyenda en Salt Lake City.

Estableció su hogar y siguió vinculado al equipo incluso después de abandonar su puesto como entrenador en 2011, después de 23 años en el banquillo. Todo un récord de longevidad y una historia de amor y fidelidad que emocionó a todos. Entró al Salón de la Fama en 2009, fue capaz de rediseñar el baloncesto y ser clave en las generaciones venideras y siempre contó con voz y voto en lo que los Utah Jazz planteaban. El baloncesto le debe mucho a un Jerry Sloan que abandona este mundo con la conciencia tranquila. Fue un gran profesional y una mejor persona, según cuentan los que le conocieron. Descanse en paz.

Comentarios recientes