Cómo afectará la decisión de la NBA a la temporada 2020/21

Analizamos de qué manera el hecho de terminar la presente campaña en octubre, puede influir en salarios y calendario de cara a la siguiente temporada.

Diego Jiménez Rubio | 04 Jun 2020 | 18:33
facebook twitter whatsapp Comentarios
Todo lo que debes saber sobre temporada 2021 NBA. Foto: gettyimages
Todo lo que debes saber sobre temporada 2021 NBA. Foto: gettyimages

Un auténtico ejercicio de ingeniería financiera, diplomacia e imaginación. Es lo que tiene por delante Adam Silver y todo su equipo de dirección en la NBA para sacar adelante lo que queda de temporada, con un formato realmente novedoso y atractivo como el ya anunciado, pero, sobre todo, para que esto no repercuta negativamente en el futuro de la liga. Los planes se han alterado tremendamente y si el final de temporada se desplaza tanto, habrá que tomar decisiones que pueden poner en peligro la consistencia económica de todo el entramado de la liga, pero también la viabilidad del calendario.

Y es que si se lleva adelante lo planificado, la NBA podría no terminar hasta el 12 de octubre. En esa fecha, las franquicias deberían reorganizarse rápidamente para acudir al NBA Draft 2020, que presumiblemente se fijará cuando acabe la actividad competitiva, pero ¿cuándo comenzará la siguiente campaña? Desde Estados Unidos se busca no importunar a una competición muy importante allí, como es la NHL, pero ambas podrían superponerse. Lo que se busca es que no sea así, por lo que el inicio de la NBA se postergaría a diciembre y es posible que se produjera el día de Navidad.

Es uno de los días en los que la liga presenta mayores audiencias por lo que una presentación en sociedad el 25 de diciembre podría ser un golpe de efecto a nivel de marketing. Sin embargo, son muchos los que alertan que empezando tan tarde, será imposible completar los 82 partidos de la temporada regular si se pretenda que vayan jugadores profesionales a los Juegos Olímpicos Tokio 2021, que se celebrarían en agosto. Preocupa sobremanera que los partidos finales se prolongaran muy entrado el verano, lo cual haría que se solaparan con el béisbol y provocaría menores audiencias porque la gente busca actividades al aire libre a partir del mes de junio.

Todo ello se complementa con la incertidumbre en cuanto a los salarios. La NBA ha retenido parte de los mismos a jugadores y directivos, y este formato de competición agigantará la brecha entre las franquicias que jueguen playoffs y las que no, ya que estas últimas ni siquiera habrán terminado la temporada regular por lo que no podrán percibir gran parte del dinero presupuestado y sus jugadores verán reducido su salario, tal y como se indica en SportsYahoo. En definitiva, una papeleta complicada para Adam Silver.