Las razones por las que New York Knicks es incapaz de atraer grandes jugadores

Analizamos los motivos por los que los Knicks son incapaces desde hace años de atraer jugadores importantes a pesar de su margen salarial para ello.

Problemas de New York Knicks para atraer jugadores. Foto: gettyimages
Problemas de New York Knicks para atraer jugadores. Foto: gettyimages

Falta de seriedad, coordinación nefasta entre gerencia y entrenadores y sensación de que lo que se ve en el Madison Square Garden es un espectáculo en el que la competitividad es lo de menos. Esa es la percepción de gran parte del público de la NBA y que ha calado hondo en el imaginario colectivo. New York Knicks lleva muchos años decepcionando y mostrando una deriva competitiva más que preocupante. Ser la franquicia que más genera a nivel económico y no ser capaz de revertirlo con un proyecto deportivo racional y a largo plazo, han levantado grandes suspicacias en muchos jugadores, temerosos de sucumbir a la presión mediática que acompaña a formar parte de este equipo.

Son ya ocho años consecutivos con récord negativo a final de la temporada regular, sin reclutar nada especialmente destacado en el NBA Draft y asistiendo año tras año a las negativas de grandes jugadores a convertirse en el mesías que reanime un proyecto en parada. No ganan un anillo desde el 1973, su último título de campeones de Conferencia fue 1999 y no dominan siquiera si División desde 2013. ¿Qué ocurre en la Gran Manzana? Han sido muchos los que banalizan la esencia del baloncesto en esta máquina de hacer dinero y dilapidar proyectos. Una estrella de Knicks carga sobre sus hombros con una presión, pero no se siente parte de una cultura baloncestística, sino de un circo mediático.

Así lo expresó Kevin Durant en su momento, lo dejó entrever Carmelo Anthony al abandonar el equipo y parece que lo sienten otras muchas estrellas. Construir proyectos fallidos a golpe de chequera, con planteamientos tácticos muy difíciles de entender y no encontrar una continuidad en la gerencia y dirección financiera y deportiva, hace que no se percibe a New York Knicks como un lugar idóneo para construir. La displicencia defensiva con la que se lleva jugando muchos años en casa, mostrando la sensación de ser un equipo más preocupado en divertir a turistas que en competir, ha incrementado esta sensación que será difícil revertir.

El fichaje de Tom Thibodeau se interpreta como un intento por cambiar la percepción global de New York Knicks

En la Agencia Libre NBA 2020 no han logrado convencer a grandes nombres para acudir al rescate del equipo en un nuevo proyecto. Austin Rivers, Elfrid Payton y Nerlens Noel son réditos muy escasos para una franquicia rebosante de margen salarial para hacer un movimiento supremo que le devuelva a lo máximo. Sin embargo, hasta que no sean capaces de competir con lo que tienen y mostrar seriedad, será imposible seducir a una estrella. La llegada de Tom Thibodeau a los banquillos es un punto de inflexión evidente, mostrando que se acabó la fiesta. Knicks quiere disciplina, esfuerzo físico y rigor táctico para dar lo mejor de sí mismos.

El objetivo no es otro que el de llegar a la Agencia Libre NBA 2021 con el aval de ser un proyecto serio y con una finalidad clara: el anillo. Para conseguirla necesitarán a grandes referentes de la liga que solo acudirán si ven que en la Gran Manzana las cosas se han empezado a hacer de otra manera. Giannis Antetokounmpo, CJ McCollum, Donovan Mitchell Rudy Gobert, Kyle Lowry y una amplia nómina de jugadores estarán disponibles ese verano para cambiar de aires y proponerse el mayor reto posible desde hace años: hacer de New York Knicks un equipo ganador.

Comentarios recientes