Análisis: La complejidad de Pau Gasol para triunfar en el FC Barcelona

El pívot español volverá a las canchas de la mano del equipo que le dio el salto a la NBA, pero la situación no se presenta nada favorable para el center

Análisis: La complejidad de Pau Gasol para triunfar en el FC Barcelona "Foto: NBA.com"
Análisis: La complejidad de Pau Gasol para triunfar en el FC Barcelona "Foto: NBA.com"

Es imposible no llenarse de ilusión con el regreso de Pau Gasol a las pistas de baloncesto. El mejor jugador español de la historia de este deporte vuelve a casa, a un FC Barcelona que le vio nacer en esto del deporte de élite, y el optimismo generalizado es lógico y entendible. Pero no nos podemos engañar, hay que posar los pies sobre la tierra y entender la dificultad del reto como algo casi imposible o muy difícil de convertir en realidad palpable.

Pau Gasol nunca volverá a ser el de antes. Ese jugador mágico que tenía la capacidad y la facilidad de levantar a un país de su asiento ya se esfumó, como consecuencia de las graves lesiones físicas que ha sufrido el jugador y de su edad, que ya habla del ocaso de la carrera de un genio rotundo. Nunca mejor dicho, el balón al suelo, a disfrutar pero serenando el análisis.

Un reto inverosímil

Con todo el calvario de problemas físicos que ha sufrido Pau Gasol para llegar hasta aquí, no debemos engañarnos: el español no va a jugar 35 minutos por encuentro ni va a ser el pívot titular del equipo. Acumulará minutos en la rotación de Sarunas Jasikevicius de manera progresiva y con cuentagotas para ir testándose y valorando hasta donde puede llegar.

De todos modos, sea como fuese, lo que es indudable es que hablamos de un jugador de un talento inconmensurable, indiscutible, irrepetible. Un jugador con una movilidad surrealista para sus más de 215 centímetros de altura, al que el físico no acompañará como antaño para poder ser ese center dominante en todos los lados de la cancha, pero que por poco que aporte hará de las delicias de todos los aficionados cediéndonos maravillosos ‘deja vùs’ de lo que algún día nos hizo sentir pegados al televisor.

Comentarios recientes