Los Jazz ya no quieren escuchar la palabra 'tanking'

A pesar de los rumores de antes de empezar la temporada que veían a los de Salt Lake City ir a por Victor Wembanyama, el equipo entrenado por Will Hardy tiene otros planes

Víctor LF | 23 Nov 2022 | 19:16
facebook twitter whatsapp Comentarios
Lauri Markkanen 'posterizando' a Anthony Davis
Lauri Markkanen 'posterizando' a Anthony Davis

Tras un verano en el que sus estrellas se marcharon, Donovan Mitchell a los Cleveland Cavaliers y Rudy Gobert a los Minnesota Timberwolves, sin la llegada de un jugador de ese nivel, al menos a priori, se avecinaba una temporada de 'tanking' para Utah Jazz, en la que irían a perder partidos e intentar conseguir la elección más alta posible en el próximo draft para hacerse con Victor Wembanyama. Además, podemos sumar que se hacían con un nuevo entrenador, Will Hardy, el cual no tenía ninguna experiencia a los mandos de un equipo NBA.

Pues el inicio de curso de los de Salt Lake City hace pensar todo lo contrario. Son uno de los conjuntos con mejor récord de la liga (12-7) y están segundos en la clasificación de la Conferencia Oeste, únicamente por detrás de los Phoenix Suns. Han conseguido crear un grupo con ganas y experiencia. Mike Conley al mando; Collin Sexton, que viene de 1 año entero sin jugar por una lesión y quiere demostrar por qué tiene el contrato que tiene; Jordan Clarkson, después de no estar a la altura de su 2020/21 cuando fue mejor 6º hombre; Lauri Markkanen, siempre criticado en Estados Unidos, que venía de hacer un Eurobasket tremendo en verano a nivel individual...

Los Jazz quieren mantener el bloque

Todo el mundo dijo que Danny Ainge llegaba para desmantelar la plantilla y pensar en el futuro, pero ahora mismo están más bien pensando en playoffs. Y es por eso que han indicado que quieren mantener en el grupo a Clarkson y Markkanen. El escolta tiene la función de siempre, llenar su línea estadística en forma de puntos saliendo desde el banquillo. Está promediando 19 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias y media, en más de 31 minutos por partido, tirando un 37.5% desde la línea de 3. Por su parte, el finlandés es el líder del equipo, candidato claro a su primer All-Star, está en unos números por encuentro de 22 unidades y media, 8 rechaces y medio y 1 tapón, con unos porcentajes muy buenos igualmente (54% en tiros de campo y 36% en triples).