Análisis: ¿Sigue LeBron James siendo el Rey?

La estrella de Los Angeles Lakers está recibiendo las críticas más duras en playoffs desde que juega en la NBA

Juan López | 22 Mayo 2023 | 10:44
facebook twitter whatsapp Comentarios
LeBron James, estrella de Los Angeles Lakers.
LeBron James, estrella de Los Angeles Lakers.

Los Angeles Lakers están 3-0 abajo en las Finales de la Conferencia Oeste y LeBron James no está jugando el mejor baloncesto de su carrra. Eso es un hecho. La pregunta que nos hacemos en este artículo es si el '23' angelino sigue siendo a sus 38 años un jugador desequilibrante capaz de decidir una eliminatoria de playoffs por sí solo y, visto lo visto por su rendimiento en la serie ante los Denver Nuggets, habría que decir que no.

Y, ojo, que nadie dude que James sigue mostrando un nivel impresioante y que, por números, es el cuarto mejor hombre de la serie tras Nikola Jokic, Jamal Murray y Anthony Davis. Pero, claro, hablamos de LeBron, que durante 2 décadas ha sido el mejor. Verlo en una lista como el cuarto no es lo habitual. Si nos vamos a sus números, no son malos en los 3 duelos que los angelinos han perdido. Os los mostramos a continuación:

- Game 1: 26 puntos, 12 rebotes y 9 asistencias.

- Game 2: 22 puntos, 9 rebotes, 10 asistencias, 4 robos y 2 tapones.

- Game 3: 23 puntos, 7 rebotes y 12 asistencias. 

LOS NÚMEROS

Si profundizamos en ellos, sin embargo, la cosa se pone peor. Ha estado por debajo del 50% en tiros en los dos partidos y acumula 3 aciertos de 19 intentos en triples (0% los dos primeros duelos y un 33% en el segundo). 

Y, volvemos a profundizar. El problema no es que LeBron falle tiros, el problema es CUÁNDO y POR QUÉ los falla. Los falla en el último cuarto y en algunos caso en el Clutch Time. Los tira porque llega reventado y los falla por el mismo motivo. No llega con las piernas frescas al final. 

Así, la cuestión es por qué los sigue tirando. Por qué no crea espacios al final para que otros compañeros como Austin Reaves se la jueguen. Cuando penetra es imparable, pero llega tan fundido a los finales que no puede seguir haciéndolo. Eso le hace jugarse castañas que, hasta ahora, no le han entrado. 

LeBron James sigue siendo muy bueno, pero ya no es el Rey, debe cambiar la dinámica para conseguir otro anillo. Si se las sigue jugando, seguirá perdiendo.