¿Es ya Nikola Jokic uno de los 5 mejores pívots de la historia?

Kareem Abdul-Jabbar, Bill Russell, Shaquille O'Neal, Wilt Chamberlain y Hakeem Olajuwon (sin orden) llevan años conformando el top 5 de los "centers" más grandes de todos los tiempos, pero el anillo del serbio abre el debate

Víctor LF | 14 Jun 2023 | 22:00
facebook twitter whatsapp Comentarios
Nikola Jokic
Nikola Jokic

A menudo, en el fragor del momento, tendemos a dejarnos llevar. A veces podemos olvidar la historia demasiado rápido porque estamos obsesionados con la grandeza que tenemos ante nuestros ojos. Así que hemos preferido esperar 24 horas para dejar que se disipe la euforia, y volver con la lucidez necesaria para debatir el lugar de Nikola Jokic entre los mejores pivots de todos los tiempos.

En un deporte tan grande como el baloncesto, los pivots han sido considerados durante mucho tiempo como el arma definitiva, la piedra angular sobre la que realmente se puede construir una franquicia. Lógico se podría decir. Son los pivots los que quizás mejor simbolizan el término "dominación", tanto por sus estadísticas como por sus características físicas, como su gran tamaño y potencia. Aunque la NBA se ha ido convirtiendo poco a poco en una liga de exteriores, sobre todo en el siglo XXI, el título de Nikola Jokic este año y sus dos trofeos de MVP en 2021 y 2022 nos retrotraen directamente a los tiempos en los que la NBA pertenecía a un pívot generacional.

Eran los primeros años 2000, cuando Shaquille O'Neal lo aplastaba todo a su paso con los Lakers. Estaban los mediados de los noventa, cuando Hakeem Olajuwon era el mejor jugador de la NBA mientras Michael Jordan jugaba al béisbol. Si nos remontamos más atrás, a los años ochenta y setenta, es imposible no mencionar al eterno Kareem-Abdul Jabbar. En cuanto a los años 60, estuvieron marcados por el dominio incontestable de los Celtics de Bill Russell y los increíbles récords de Wilt Chamberlain, que nos brindaron una de las mayores rivalidades de la historia de la NBA.

Shaq, Hakeem, Abdul-Jabbar, Russell y Wilt. Estos son los pivots que suelen componer cualquier Top 5 de todos los tiempos en esta posición, en un orden u otro. El 14 de junio de 2023, ¿habrá conseguido Nikola Jokic lo suficiente para alterar esta jerarquía?

Un título de campeón de la NBA, dos premios de MVP de la temporada regular, un premio de MVP de las Finales tras una campaña histórica en términos de estadísticas (30 puntos, 13,5 rebotes, 9 asistencias de media en los Playoffs, y 30,2 puntos, 14 rebotes y 7,2 asistencias en las Finales de la NBA) y récords en todos los sentidos, el Joker está en proceso de ganarlo todo. A sus 28 años, ya tiene el currículum de un miembro del Salón de la Fama, y lo más aterrador es que probablemente esto sea sólo el principio.

Ahora bien, si nos atenemos puramente a los números (que suelen ser el punto de comparación más tangible), Jokic se enfrenta a auténticos monstruos.

Bill Russell: 5 premios MVP y 11 títulos de campeón de la NBA

Wilt Chamberlain: 4 premios MVP, 2 títulos de campeón de la NBA (1 MVP de las Finales), poseedor del mayor número de récords individuales

Kareem Abdul-Jabbar: 6 premios MVP, 6 títulos de campeón de la NBA (2 veces MVP de las Finales), segundo máximo anotador de todos los tiempos

Shaquille O'Neal: 1 premio MVP, 4 títulos de campeón de la NBA (3 veces MVP de las Finales)

Hakeem Olajuwon: 1 premio MVP, 2 títulos de campeón de la NBA (2 veces MVP de las Finales), 2 premios al Defensor del Año

Estamos hablando de cinco de los jugadores más laureados de la historia de la NBA, combinando todas las posiciones.

Es difícil para Jokic competir realmente con tantos trofeos individuales y de equipo en este momento, y eso es de esperar teniendo en cuenta que sólo está, a grandes rasgos, a mitad de su carrera en la NBA.

El mejor argumento a favor de Jokic en este debate no es su palmarés. Reside en su capacidad para redefinir y evolucionar la posición de pívot.

A pesar de todos los grandes jugadores interiores que han pasado por la NBA, nunca habíamos visto a un chico de 2'11m con tanta visión de juego y tanta capacidad de pase. Nunca antes habíamos visto a un pívot coquetear con un promedio de triple-doble. Nunca antes habíamos visto tal capacidad para diseccionar defensas, además de todas las demás cualidades que hacen de Jokic un jugador imparable: su juego de espaldas a canasta, su magnífico toque, su capacidad para tirar desde fuera... en definitiva, es el pack completo. El Joker es sencillamente un código de trucos humano que aterroriza a las defensas rivales posesión tras posesión. La prueba está en las Finales de la NBA. Cuando los Heat jugaron con Jokic uno contra uno en el poste, éste les castigó de inmediato. Cuando le doblaban, hacía jugar a los demás. Cuando se encontraba abierto a media distancia o desde la línea de 3 puntos, se lanzaba a por todas (42,1% desde lejos en la serie). Cuando Miami le cometía faltas, metía sus tiros (84% en la serie).

La revolución Nikola Jokic

Todo esto para decir que Nikola Jokic es un jugador único, que juega al baloncesto como nadie lo ha hecho. Hemos visto la revolución de Stephen Curry en los últimos diez años, así que quizá dentro de diez años estemos hablando de una revolución de Jokic. Sobre todo si los Nuggets, campeones de la NBA por primera vez en 2023, ganan más de un título en las próximas temporadas.

Así que, por supuesto, todos los pivots legendarios mencionados anteriormente fueron únicos y dominantes a su manera. Bill Russell está considerado como el mayor ganador de todos los tiempos, pero a menudo también como el mejor defensor de todos los tiempos. Wilt Chamberlain era un arma de destrucción masiva, un fenómeno adelantado a su tiempo. Kareem Abdul-Jabbar hizo del sky-hook el movimiento ofensivo más imparable de la historia. Hakeem Olajuwon fue apodado "The Dream" por su juego de poste de ensueño, al tiempo que dominaba el juego con su magnífica defensa. Por último, Shaquille O'Neal destruía a todos a su paso con su increíble potencia y su técnica, a menudo subestimada.

La idea aquí no es disminuir el impacto de estas leyendas, sólo abrir el debate sobre el lugar de Jokic entre ellas. Porque hoy hay discusión.

El Joker ha alcanzado tal nivel de dominio que merece que se le cuestione su lugar entre los mejores pivots de la historia. Sin tener la potencia de Shaq o Wilt, sin tener la defensa de Bill o Hakeem, sin ser un fenómeno desde que entró en la NBA como Kareem, Jokic se ha convertido poco a poco en el mejor jugador del mundo, a su manera. Es la definición misma de jugador indefendible, ya que nadie puede presionar un potencial punto débil (por ejemplo, el Hack-a-Shaq con Niko no funciona) para intentar limitar su impacto. Su progresión defensiva también ha acallado las malas lenguas que apuntaban a su falta de impacto en su propio campo, y su legendaria campaña en los Playoffs de 2023 demostró a todo el mundo que era un auténtico ganador.

¿Es todo esto suficiente para convertirle en uno de los 5 mejores pivotes de la historia? Quizás todavía no. Pero es probable que el debate sea muy diferente dentro de cinco o diez años.