Golden State se lleva el primer partido de las Finales en la prórroga

Los Warriors consiguieron adelantarse en las Finales de la NBA en un gran partido donde LeBron James brilló anotando 44 puntos.

Estas Finales de la NBA prometían espectáculo y no nos hemos tenido que ir muy lejos para obtenerlo.



Golden State Warriors se impuso en la prórroga (108-100) a Cleveland Cavaliers en el primer partido de la serie que decidirá al próximo campeón de la NBA, y todo ello a pesar de los 44 puntos de LeBron James.



Y eso que Cleveland Cavaliers arrancó bien el partido, jugando según lo previsto si querían sacar algo positivo de su primera visita al Oracle Center. LeBron estuvo inconmensurable, siendo clave en ataque y sacando del partido a Draymond Green por faltas. Tristan Thompson era un quebradero de cabeza bajo el aro y fueron capaces de frenar el ritmo de los Warriors gracias al dominio de los rebotes ofensivos.



Y aún así acabaron perdiendo. Golden State veía como los 'Splash Brothers' no despertaban, y la casi perfecta actuación de LeBron y Kyrie Irving - que se retiró lesionado -, no fue suficiente para conseguir la victoria en un equipo que sólo cuenta con siete jugadores en la rotación.



Es casi imposible resaltar un tramo del encuentro en el que se decidiera el partido. Cleveland emepezó mejor, Golden State contestó con un gran segundo cuarto que los acercó en el marcador hasta que J.R Smith anotó un enorme triple casi sobre la bocina antes del descanso, y la segunda mitad fue la más empatada que se puede recordar últimamente.



Se fue igualado al descanso, e igualado se quedó en los últimos compases del partido. Estuvo igualado cuando Curry volvió al partido con siete minutos por jugarse. Estuvo igualado cuando Timofey Mozgov palmeó un rebote ofensivo a falta de 1:16 que le daba a Cleveland una de las posesiones clave para llevarse el encuentro.




Pero Stephen Curry es (26 puntos y 8 asistencias) el MVP por algo y a falta de 53 segundos anotó un triple que, cómo no, igualaba el encuentro. Ahí es cuando algo que sólo parecía verse en el primer cuarto volvió a aparecer. Kyrie Irving se recuperó de un paso en falso ante una entrada de Stephen Curry y logró taponarlo, los Cavs tenían la posesión para ganar.



Era la hora de LeBron James, pero una gran defensa de Iguodala llevó el partido a la prórrga. Uno de los mejores partidos de estos Playoffs se alargaba un poco más, una pena, ¿no?



Y entonces fue cuando apareció el talento de Steve Kerr, que alineó en el tiempo extra un equipo de bajitos con Draymond Green de pívot, viendo que Irving agravó su lesión de rodilla, dejaron a Cleveland sin anotar durante más de cuatro minutos para conseguir finalmente la primera victoria de la franquicia en unas Finales de la NBA desde 1975.

Comentarios recientes