Andre Iguodala, el remedio casero en Oakland para detener a LeBron

Iguodala se convirtió en el antídoto perfecto para detener a un LeBron que campó a sus anchas hasta que se encontró con la férrea defensa del alero.

Jacobo León | 06 Jun 2015 | 13:27
facebook twitter whatsapp Comentarios
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro
BlogdeBasket, baloncesto en estado puro

Más de uno se echaría las manos a la cabeza a dos bandas entre la incredulidad y la sorpresa si le aseguran con antelación que van a ganar un partido a pesar de que LeBron James vuelva a firmar una exhibición que le lleve a firmar 44 puntos. Y, sin embargo, ese fue el guión seguido en el primer partido de la serie entre Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors. El alero de Akron firmó el mejor partido de su carrera en Playoffs pero no fue suficiente para batir al mejor equipo de la NBA.

Durante gran parte del encuentro, LeBron James vivió un plácido duelo donde veía el aro con facilidad ante la incapacidad de Harrison Barnes, Draymond Green y Klay Thompson para detener su vendaval ofensivo particular. Ante la defensa del joven alero de los Warriors, 'The King' anotó 17 puntos, con un 7 de 10 en tiros de campo, durante los tres primeros cuartos del encuentro. Steve Kerr estrujaba sus ideas una y otra vez hasta que dio con la clave: sacar a la cancha a Andre Iguodala.

Con Iggy en pista, la situación muy distinta. La intensidad y la garra defensiva del jugador cortó de raíz la sangría de puntos de LeBron James. De los 27 puntos logrados en 25 jugadas hasta su irrupción, el alero de los Cavaliers tan solo pudo anotar 11 puntos en las siguientes 19 jugadas, con un paupérrimo 16.7% de efectividad en lanzamientos a canasta. Es cierto que el cansancio había comenzado a hacer mella en LeBron, pero la contundencia de los datos es innegable.

Más allá de la presencia de Iguodala, hubo otro factor muy importante en la victoria de los Warriors: el bloqueo de las líneas de pase. Días antes del comienzo de las Finales, alguna de las estrategias que sonaban como posible remedio para detener a LeBron James pasaba por cortar de raíz el movimiento de balón de los Cavaliers. En las Finales de Conferencia ante Atlanta, LeBron no solo superó la barrera de los 30 puntos por partido, sino que, además, repartió más de 10 asistencias por noche, un aspecto muy importante donde los Warriors han hecho especial hincapié.

A pesar de 'permitir' sus 44 puntos, la franquicia de Oakland realizó un especial esfuerzo en cortar la circulación del balón. LeBron redujo sus guarismos habituales hasta las seis asistencias, además de sufrir cuatro pérdidas de balón, tres de ellas a causa de la asfixiante defensa de Iguodala.

Por el momento, parece que Golden State y el propio Iggy han dado con la clave para detener a LeBron.

"La adrenalina estaba fluyendo en mi de una manera positiva. La mantuve durante todo el partido. Fuimos demasiados hombre los que cubrimos a LeBron esta noche. Le incomodamos en algunos lanzamientos difíciles y eso es lo que vamos a hacer por el resto de la serie, el que tenga tiros complicados.“

Sin Kevin Love ni Kyrie Irving, las puertas de la gloria se abren para los Warriors.