Trifón Poch, un año entrenando en Japón

Ante las dificultades para conseguir un banquillo ACB, muchos entrenadores emigran en busca de una oportunidad. Poch la consiguió en Japón.

Ser entrenador de baloncesto en España no es fácil. Los banquillos están casi cerrados a 18 nombres que varían poco cada año. Esto genera un miedo y ansiedad a quedarse "fuera de la rotación". Muchos técnicos deciden emigrar a países donde el baloncesto no está completamente instaurado y buscar así su hueco en la palestra. Piti Hurtado estuvo temporada y media entrenando al Hokkaido Sapporo de Japón, Luis Gil ha sido elegido mejor técnico de Venezuela con los Bucaneros de la Guaira, Iván Déniz fue campeón de México con los Soles de Mexicali, y también en el baloncesto femenino, como Lucas Mondelo elegido entrenador del año en la WCBA (Liga China).


Trifón Poch decidió el pasado verano aceptar la oferta de los Mitsubishi Diamond Dolphins, equipo de Nagoya (Japón) en busca de una experiencia exótica. A sus 50 años, el país del sol naciente ha sido su último destino, antes, había pasado por Badalona, donde comenzó su formación, y continuó en Gijón, Tenerife, Girona, Gran Canaria, Cornellà, Alicante, Granada, Estudiantes y Fuenlabrada, su última atcividad en la élite española, en la temporada 2012-13. .

Una vez ya en Japón, en una entrevista a Basket World Tour, destacaba del baloncesto japonés la importancia de la jerarquía, al igual que en la sociedad japonesa. Destaca sobre todo el que un jugador joven falle un pase hacia un veterano y corra a pedirle perdón. Tampoco se atreven a defender fuerte a los veteranos, y mucho menos robarles un balón.

En cuanto a los entrenamientos, Trifón destaca que son muy largos y muy duros. La repetición y la carga física es muy alta, sobre todo en comparación con el uso del balón, que en porcentaje es mucho menor al entrenamiento típico de Europa. También los jugadores están muy limitados técnicamente. Hay talento, pero la ausencia de baloncesto base hace que lleguen jugadores de más de 20 años con talento pero mucha falta de fundamentos.

La veneración por los mayores hace que los más jóvenes no lleguen a ser importantes hasta los 25 o 26 años, lo que dificulta aún más que estos terminen de explotar. Trifón ha tratado de entender las costumbres niponas y suavizarlas tanto dentro como fuera del pabellón, para evitar que sus jugadores se autolimiten.

El Mitsubishi Diamond Dolphins ha contado esta temporada con 12 jugadores en la plantilla de la que 10 eran japoneses. Solo dos extranjeros, Brendan Lane, estadounidense, y Amath M'Baye,senegales, pívot de ascendencia francesa, que ha sido el mejor anotador del equipo esta temporada con 23'8 puntos por partido, elegido en el quinteto ideal de la NBL y que ha abandonado el equipo ya con destino a la Summer League donde está probando con los Clippers.

El objetivo para Poch era llegar a los playoffs y repetir los cuartos logrados en la temporada 2013-14. La temporada regular acabó con un balance positivo de 29 victorias y 25 derrotas, logrando la segunda plaza en la Conferencia Oeste. En playoffs el equipo no fue tan bien y acabó eliminado en primera ronda por los Toyota Alvark por 2-0.

El 28 de abril, ya fuera de la temporada regular, el club le comunicó que no contaba con él para la siguiente temporada. El nuevo técnico del conjunto nipón es Reggie Geary, exjugador de los Spurs a finales de los noventa.


Ahora, después de un año entrenando en Japón y después de haber experimentado el baloncesto muy lejos de España, Trifón buscará una nueva aventura.

Comentarios recientes