NBA: dime a quién fichas y te diré qué pretendes

Como cada año, el mercado de fichajes ha estado muy activo. Muchas franquicias se han reforzado mientras que otras se han limitado a ajustar su plantilla.

Uno por uno, desmembramos los fichajes más destacados de este verano en la NBA analizando el impacto que podrían tener estos jugadores en sus nuevos equipos.

Ty Lawson

Tras pasar un mes en rehabilitación para superar su adicción al alcohol, Lawson (27) quiere hacerse un hueco en el quinteto titulares de los Rockets junto a estrellas como Harden y Howard. Puede ser uno de los mejores bases de la NBA pero tan solo tiene que proponérselo y estar rodeado de un buen equipo. La pasada temporada firmó unos más que aceptables 15,2 puntos y 9,6 asistencias por partido en 75 encuentros jugados con los conflictivos Nuggets. Eso sí, bajando sus porcentajes respecto a años anteriores.

Wesley Matthews

La incorporación de Wesley Matthews (29) supone un salto de calidad para los Mavs, que apuntalan su juego exterior con este magnífico jugador, aún convaleciente tras una grave lesión sufrida en marzo en el tendón de Aquiles de su pierna izquierda. Además, cobrará el salario máximo: 70 millones de dólares por cuatro años de contrato. Una cifra que ha aumentado respecto a los 57 millones pactados inicialmente, gracias a una cláusula que incrementaba su sueldo si la franquicia tejana no fichaba a DeAndre Jordan. Mala jugada para el multimillonario Cuban y un éxito para el escolta nacido en la vecina San Antonio.



Lou Williams

El Mejor Sexto Hombre de la NBA en 2015 es una de las grandes incorporaciones del mercado de fichajes. Pese a que el puesto de escolta parecía estar bien cubierto por Kobe Bryant y Nick Young, los Lakers decidieron firmar a principios de verano a Williams (29) por 21 millones de dólares a repartir en tres temporadas. El año pasado hizo 15,2 puntos por partido en 80 encuentros disputados. Veremos si Williams sigue siendo pieza clave partiendo desde el banquillo del mítico Staples Center o se conforma con buscarse dos nuevas novias en la ciudad californiana.

Roy Hibbert

Aunque no era el oscuro objeto de deseo de la franquicia angelina, Hibbert (28) sigue estando a tiempo de recuperar la forma física que le permitió competir de tú a tú al todopoderoso LeBron James en las Finales de Conferencia en 2014. Tras siete intensos años en los Pacers, cobrará más de 15 millones de dólares en un año por hacer lo que mejor sabe: intimidar a sus rivales. Puede ser uno de los fichajes más acertados del equipo californiano o bien otro fiasco marca de la casa. Dependerá de su rendimiento, que, por desgracia, no estuvo a la altura en Indianápolis la temporada pasada.

LaMarcus Aldridge

Tras una extensa carrera de nueve años en Portland Trail Blazers, LaMarcus Aldridge (30) ha decidido cambiar de equipo este verano. Pero no se ha ido a cualquier franquicia. El ala-pívot tejano ha elegido San Antonio por la nada desdeñable cifra de 80 millones de dólares en cuatro temporadas. Con un equipo, los Blazers, en descomposición, era necesario virar el rumbo en su carrera. Equipos como los Lakers estaban muy interesados en su contratación pero finalmente Aldridge formará junto a Duncan y a West uno de los juegos interiores más temibles del campeonato en San Antonio.

Monta Ellis

Uno de los jugadores más valiosos que ha cambiado de equipo este año es Monta Ellis (30). El polivalente escolta se ha unido a la disciplina de Indiana Pacers para disfrutar de más minutos y, ya de paso, revolucionar el estilo de juego de la franquicia de la Conferencia Este. El conjunto dirigido por Frank Vogel ha firmado a Ellis cuatro años por 44 millones de dólares en total y será uno de los puntales de su plantilla. Aunque parece que los Pacers vivirán una temporada de transición, será interesante ver cómo se adapta Ellis a su nuevo equipo, tras la estancia en los competitivos Mavs. Sus números en el pasado año son su mejor carta de presentación: 18,9 puntos, 4,1 asistencias y 1,9 robos en 80 partidos. Esta campaña tocará correr en el Bankers Life Fieldhouse.

Greg Monroe

Otro de los fichajes del verano ha sido el de Greg Monroe (25) por Milwaukee Bucks. El ex de Pistons cobrará 50 millones de dólares por tres temporadas, el máximo posible. Tras pasar los cinco primeros años de su carrera NBA en la franquicia de Detroit, el codiciado pívot criado en la Universidad de Georgetown ha puesto rumbo a un prometedor equipo en el que se encuentran tipos de la talla de Carter-Williams o Antetokounmpo. Sin moverse de la División Central, Monroe ha abandonado un equipo en plena reconstrucción para recalar en otro que será la revelación del año. Buena decisión.

Arron Afflalo

Gran refuerzo estival de los Knicks en la agencia libre. El equipo que preside Phil Jackson se hizo con los servicios del jugador angelino para ocupar el puesto de ‘2’ al lado de José Calderón. El escolta jugó la temporada pasada en dos franquicias: Denver Nuggets y Portland Trail Blazers, combinando unos números de 13,3 puntos, 3,2 rebotes y 1,7 asistencias en 31 minutos por partido. Una auténtica máquina anotadora que además sabe defender. El conjunto de la Gran Manzana le ha firmado un acuerdo por dos temporadas y un total de 16 millones de dólares, siendo la segunda opcional para el jugador. Si mantiene su nivel, será pieza clave de Fisher.

Lance Stephenson

El refuerzo de más proyección para los Clippers este año –mención aparte de Paul Pierce- es Lance Stephenson (25), un polivalente y díscolo escolta que también hará las veces de base y alero. Su corto periplo en los Hornets ha estado protagonizado por el bajo rendimiento deportivo y la incapacidad para adaptarse a la dinámica de la plantilla. Ha promediado unas cifras horribles en la pasada temporada: 8,2 puntos, 4,5 rebotes, 3,9 asistencias y un paupérrimo 38% en el tiro de campo. Otra salida por la puerta de atrás en Carolina del Norte, como ya ocurriese un año atrás en Indiana. Su oportunidad de redención está en California.

Rajon Rondo

A la espera de que aumenten los salarios con el nuevo contrato de televisión, Rajon Rondo (29) ha decidido firmar con los Sacramento Kings por una temporada a razón de 10 millones de euros. Tras la abrupta salida de Dallas -en donde apenas ha estado unos meses-, se han disparado todas las alarmas. ¿Será Rondo alguna vez un base consistente y centrado? Cada vez tiene menos tiempo para demostrarlo y, a priori, parece que compartir plantilla con DeMarcus Cousins no es la mejor opción. Los primeros roces con el entrenador George Karl ya se han producido. Veremos si Rudy Gay es capaz de controlar los arrebatos de su íntimo amigo Rondo.

Deron Williams

Otro playmaker que lleva varios años viviendo de las rentas es Deron Williams (31), quien jugará en Dallas a las órdenes de Rick Carlisle los próximos dos años. Tras su paso sin pena ni gloria por los Brooklyn Nets de Projorov, Williams rescindió su contrato para unirse al arriesgado proyecto de la franquicia tejana. D-Will percibirá de los Nets 27,5 millones de dólares de los 43 millones que tenía comprometidos. Un jugador deslumbrante en sus primeras temporadas que se ha ido diluyendo con el paso del tiempo, las lesiones y el peso de su cuenta corriente. Además, cobrará en los Mavs 10 millones de dólares, todo ello tras haber firmado los peores números de su carrera con 13 puntos y 6,6 asistencias y un 38,7% de acierto la campaña pasada.

Comentarios recientes