¿Qué sabes de los dorsales retirados de los Washington Wizards?

Los números retirados de la NBA antaño pertenecieron a jugones que hoy son leyenda. Aquí tienes la historia de los Washington Wizards.

Antes, mucho antes de que Bradley Beal o John Wall jugasen en el Verizon Center o de que el mismísimo Michael Jordan pusiese punto final a su carrera como jugador de la NBA hubo otros jugones que hicieron historia en los Wizards. Una franquicia que pese a haber transitado por ciudades como Chicago, Baltimore y Washington, sigue manteniendo su esencia gracias a leyendas como las siguientes:

Earl 'The Pearl' Monroe (#10) fue el príncipe de la NBA durante su paso por los Bullets y posteriormente en los Knicks de Frazier. 'Jesús' , como también era conocido, nació en Philadelphia, la Ciudad del Amor Fraterno, y desde que fuese elegido en 1967 por Baltimore Bullets no dejó de asombrar al mundo. Un base perfecto, miembro del Salón de la Fama y elegido entre los 50 mejores jugadores de la Liga, promedió 19 puntos por partido en su carrera NBA.

Elvin Hayes (#11) fue drafteado por los Rockets en la primera posición en 1968 y no defraudó. En sus 16 temporadas en la competición, 'The Big E' nunca se perdió más de 2 partidos por año. En su etapa en los Bullets, hizo historia, ganando el anillo de 1978. Un ala-pívot inconmensurable, que sigue aún en el top ten histórico de máximos de anotadores de la NBA, con 27.313 puntos y en el cuarto puesto de reboteadores, con 16.279 capturas. Un monstruo de las canchas.

Aunque era más conocido como 'Honeycomb', Gus Johnson (#25) era un adelantado a su tiempo. Promedió 17.1 puntos y 12.7 rebotes por partido en su carrera en la NBA (1963 a 1973), siendo 5 veces All-Star. Pionero en realizar mates brutales, tiene el honor de haber destrozado 3 tableros.

En ese mismo Draft de 1968, Westley Unseld (#41) fue elegido en segunda posición por los Colones. El bueno de 'Wes' acabaría formando junto al propio Hayes un equipo de leyenda en los Bullets. Pívot pequeño (201cm) pero corpulento, reboteador y con amplia visión de juego, durante su paso por la NBA consiguió 10.8 puntos, 14.0 rebotes y 3.9 asistencias por partido. Hasta en 5 ocasiones All Star, ganó el anillo en 1978, el único que tiene la franquicia de la capital.

Comentarios recientes