Se cumplen 22 años de la mayor proeza del Joventut de Badalona

El 21 de abril de 1994, la Penya logró su primera y única Copa de Europa tras vencer en la final al Olympiacos en Tel Aviv.

21 de abril de 1994. 57-56 en el marcador a favor del Olympiacos a falta de 30 segundos para el final del encuentro. Posesión para el 7Up Joventut. Tras un intento de bandeja el balón acaba en las manos de Corny Thompson, quien con un soberbio triple pone el 57-59 en el marcador favorable al conjunto español. Por delante, 19 segundos que separaban al Joventut de la gloria, mientras la afición de ambos equipos sufría y animaba a los suyos en las gradas del Menora Mivtchim Arena de Tel Aviv.

En la siguiente posesión, Zarko Paspalj iría a la línea de tiros libres, en una situación perfecta para lograr empatar el partido. Sorprendentemente, el MVP de aquella edición de la Copa de Europa falló ambos lanzamientos, el segundo forzado en busca del rebote, aunque el equipo griego logró salvar la posesión. En un ataque a la desesperada, el Olympiacos dispuso de dos intentos para empatar e, incluso, ganar el partido. Pero el destino ya había escrito en las páginas de la historia que aquel duelo era del Joventut y le otorgaba, así, la gloria que le había negado apenas dos años antes en la final perdida ante el KK Partizan de Pedrag Danilovic y Sasha Djordjevic. Ahora sí, el Joventut de Badalona era campeón de Europa.

Este título supuso la guinda perfecta al lustro dorado del club de Badalona tras la Copa Korac de 1990 y las dos ligas ACB consecutivas de 1991 y 1992. Además, fue un triunfo de la cantera, pues hasta cuatro jugadores formados en las categorías inferiores del equipo (Jordi Villacampa, Juanan Morales y los hermanos Jofresa) formaron parte del mayor logro histórico del club, junto a figuras norteamericanas de la talla de Corny Thompson y Mike Smith.

Por el camino, el equipo dirigido por Zeljko Obradovic tuvo que apear en cuartos de final al todopoderoso Real Madrid de Arvydas Sabonis y Joe Arlauckas, que lograría el título al año siguiente con el propio Obradovic al frente del banquillo, y al FC Barcelona de Epi y Aíto García Reneses en las semifinales de la Final Four.

Al regresar a España, la plantilla del Joventut celebró la consecución del trofeo ante los 35.000 aficionados que se agolparon frente al Olimpic de Badalona. Habían hecho historia.

Comentarios recientes