Los escenarios de playoffs: definiendo la Conferencia Este

Brooklyn y Orlando buscan definir su posición, mientras que Detroit y Charlotte se disputan mano a mano el último boleto

Pistons y Magic serán dos de los animadores de la noche. Foto: nba.com
Pistons y Magic serán dos de los animadores de la noche. Foto: nba.com

La Conferencia Este ya tiene a siete de sus ocho clasificados para los playoffs, pero la última jornada de temporada regular aún guarda muchos enigmas que deberán resolverse en la noche del miércoles.

Los primeros cinco puestos del Este ya están definidos. Milwaukee Bucks ganó la conferencia, Toronto Raptors será segundo y Philadelphia 76ers completa el podio, mientras que Boston Celtics e Indiana Pacers serán 4° y 5° y se enfrentarán en primera ronda.

Hoy los sextos clasificados son los Brooklyn Nets (41-40), que esta noche se enfrentan a los Miami Heat en el Barclays Center. Si los dirigidos por Kenny Atkinson ganan, conservarán la sexta plaza sin importar los demás equipos y serán rivales de los Sixers. Si pierden y ganan Orlando o Detroit, serán séptimos.

En el séptimo lugar están los Orlando Magic (41-40, con el desempate perdido ante Nets), también ya clasificados. Si los Magic le ganan a los Hornets no solo los dejan fuera, sino que aseguran al menos la séptima plaza y su rival sería Toronto. Pueden ser sextos si ganan y pierde Nets o si pierden pero también lo hace Brooklyn y ganan los Pistons, ya que en el triple empate tienen ventaja.

Detroit Pistons (40-41) está octavo y tiene el panorama simple. Si derrotan a los Knicks serán equipo de playoffs sin importar el resto, al igual que si los Hornets no ganan. Sin embargo, la única chance que tiene para evitar a Milwaukee es ganar, que gane Brooklyn y que ganen los Hornets, ya que en el triple empate Brooklyn quedaría sexto, Pistons séptimos y Magic octavos.

Charlotte Hornets (40-41) es el único equipo de toda la liga que comienza el día fuera de playoffs y puede entrar. Para eso deberá ganar si o si a Orlando y que los Knicks hagan lo propio ante los Pistons. Suena muy difícil, pero Kemba y compañía no pierden las esperanzas.

Comentarios recientes