Mirotic y la presión de ver ensalzada cualquier derrota

Analizamos todos los detalles de la derrota del FC Barcelona en Copa del Rey ante Valencia y ponemos la lupa en el rendimiento de Mirotic.

Nikola Mirotic, fracaso FC Barcelona. Foto: gettyimages
Nikola Mirotic, fracaso FC Barcelona. Foto: gettyimages

Asumir con entereza e incluso osadía el papel de gran estrella en el baloncesto europeo tiene muchas contrapartidas. El valor del colectivo en el Viejo Continente supera con creces lo que se estila al otro lado del charco, y el peso histórico del escudo genera matices muy importantes a la hora de dar cabida a un jugador del perfil con el que ha aterrizado en Barcelona Nikola Mirotic. Dejando de lado el aspecto más pasional de lo que supone haber fichado por el eterno rival del club que le dio un futuro en el baloncesto, el rol que está asumiendo Mirotic en esta temporada puede ser muy contraproducente para los intereses de su equipo.

Y es que repasando sus números e implicación en el juego, resulta complicado achacar algo negativo de manera flagrante a Nikola, pero tampoco puede decirse que las expectativas se estén viendo cumplidas con creces. El abuso del triple, una cierta pasividad defensiva y la recurrencia de la falta como argumento para frenar a sus rivales, están siendo un ancla que evita el despegue absoluto de un jugador mirado con lupa, incluso entre sus compañeros. Es el jugador más pagado de Europa yel FC Barcelona ha hecho una apuesta económica impresionante por él que será inasumible el año próximo, cuando la Euroliga exija un presupuesto diferenciado para las secciones de baloncesto de aquellos clubes que destinan recursos generales a esta sección para este tipo de operaciones. En una plantilla repleta de grandes jugadores y egos, el hándicap que supone compartir vestuario con un jugador que no elude el aura de estrella puede generar fricciones si las cosas no van bien.

El Valencia Basket demostró saber cómo debía jugar a este Barcelona obcecado en lanzar desde el perímetro e incapaz de involucrar a la elevada nómina de talentos que atesora en su banquillo. Svetislav Pesic debe hacer encaje de bolillos para evitar el descontento entre jugadores que parecen predestinados a un rol mucho más importante. Cory Higgins y Malcolm Delaney acapararon protagonismo en ataque y minutos, en detrimento de otros jugadores. El FC Barcelona acabó el partido con un 14/43 en triples, incapaz de encontrar a Nikola en la zona.

Como ya hiciera en su último año en el Real Madrid, el montenegrino elude la batalla de la pintura y se recluye en su talento desde el perímetro y velocidad en duelos uno contra uno. Ante el Valencia Basket, lanzó 11 veces de tres y tan solo 6 de dos. En sus números generales del año se percibe una implicación nula de Nikola en ser generador de juego dentro, promediando tan solo una asistencia, mientras que en otros parámetros como robos o tapones no llega a la unidad de promedio. Su capacidad reboteadora también parece estar por debajo y sus constantes duelos perdidos en esa lid contra Mike Tobey, Doornekamp e incluso Alberto Abalde, fueron determinantes en el resultado final.

Brandon Davis, Ante Tomic y Pierre Oriola están absolutamente infrautilizados por la omnipresencia de Nikola Mirotic en la pista, que si bien es cierto que hace números con brillantez, la repercusión de esos números en el resultado final está abierta a debate, como mínimo. La tremenda expectación puesta en él hace que su responsabilidad en el devenir del FC Barcelona sea notable y toda derrota suponga una exaltación de sus defectos. Es el peaje que tiene que pagar por acudir a este club y, sobre todo, por la manera en que lo ha hecho. El primer título del año se le ha escapado (segundo si se tiene en cuenta la Supercopa ACB). Quizá sirva de acicate para corregir dinámicas y ser un jugador mucho más relevante en el devenir del equipo.

1. Ir a Bet365

Ir a Bet365

2. Abre tu cuenta

Abre tu cuenta

3. Ver partido

Ver partido

Todo lo que necesitas es una cuenta con fondos - 18+

LA APUESTA del día

Comentarios recientes