¿Hubiese ganado Michael Jordan ocho anillos si no se retiraba en 1993?

Tras ganar tres anillos, el escolta de los Bulls se tomó un respiro hasta 1995. ¿Hubiese ganado ocho títulos en fila si no se retiraba?

Jordan el día de su regreso en 1995, tras su primer retiro. Foto: nba.com
Jordan el día de su regreso en 1995, tras su primer retiro. Foto: nba.com

El retiro de Michael Jordan en 1993, en el prime de su carrera y tras ser tricampeón de la liga, ha sido siempre un misterio y una fuente inagotable de ‘what if’ en la historia de la NBA. Con la finalización de “The Last Dance”, algunas preguntas fueron resueltas y otros interrogantes continúan, pero lo que nunca sabremos es: ¿Qué hubiese pasado si Michael Jordan continuaba jugando en 1993?

Lo primero que debemos recordar es que los Bulls eran los tricampeones de la liga en ese momento y aun sin MJ, hicieron playoffs en 1994. La mayoría del plantel se recicló entre 1993 y 1995, pero Phil Jackson y especialmente Jerry Krause se encargaron de montar equipos competitivos que alcanzaron la postemporada. Sin embargo, ese proceso hubiese sido más difícil con Jordan dando vueltas y exigiendo un equipo contender.

Pese a esto, y aunque es imposible definir, parece casi imposible que los Bulls hubiesen conquistado los títulos de 1994 y 1995 además del triplete 1996-1998. Está comprobado que durante esa época hubo muy buenos equipos que forzaron a los Bulls y a Jordan al límite (Pistons, Knicks, Pacers, Jazz) y otros como Rockets y Suns que tenían proyectos contenders. Pensar que tras ganar tres anillos no existiría un desgaste natural y que en alguno de los cinco años siguientes nadie les ganaría sería difícil, si no imposible.

Incluso no hubiese sonado disparatado que algunas de las estrellas de esa época se hubiesen juntado con tal de vencerlo si la dinastía continuaba. Además, el físico de Jordan hubiese estado aun más exigido con dos años enteros más de básquet y sin el beisbol de por medio. Es imposible dilucidar que hubiese pasado y todos los indicios nos llevan a pensar que hubiese sido imposible ganar ocho títulos en fila. Pero Michael Jordan estuvo mucho más allá de lo lógico y razonable.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes