Jerry Krause, una carrera de GM agrandada gracias a Jordan

Tras la marcha de MJ, el ex Mánager General de Chicago Bulls no supo dar con la tecla de la reconstrucción de la franquicia en los primeros años del nuevo siglo

Jerry Krause y Michael Jordan durante las Finales de 1991. Foto: Bill Smith / Sports Illustrated
Jerry Krause y Michael Jordan durante las Finales de 1991. Foto: Bill Smith / Sports Illustrated

Jerry Krause siempre será recordado como uno de los mejores Mánagers Generales de toda la historia de la NBA gracias a los seis anillos logrados con Chicago Bulls en la década de los años 90. Liderados por Michael Jordan, esos Bulls son considerados la mayor dinastía de la competición norteamericana vistra hasta la fecha.

Sin embargo, ¿fue gracias a Jordan por lo que Krause está a la altura de los mejores GM que se ha visto en la NBA? Pese a recibir por partida doble el premio al Ejecutivo del Año de la competición en las temporadas 1987/88 y 1995/96, los años posteriores a la marcha de Jordan de Chicago (en 1998) estuvieron muy lejos de parecerse a lo que la franquicia de Illinois logró ser en sus gloriosos años 90.

Jerry Krause se encontró con un equipo plagado de veteranos que pedía a gritos una reconstrucción inmediata, por lo que sería ahí donde el ex GM de los Bulls tendría que haber demostrado sus dotes de mando y gestión.

Algunos jugadores como Elton Brand, Jamal Crawford, Jay Williams o Marcus Fizer, fueron recalando en la disciplina de Chicago Bulls en los primeros años de la era 'post Jordan'. Sin embargo, el mayor movimiento de Krause se produjo tras la temporada 2000-2001, en la que el equipo había logrado un pobre récord de 15 victorias y 67 derrotas.

Jerry Krause decidió echar toda la carne en el asador y apostar por Tyson Chandler, en aquellos años un jugador de instituto que se había ganado la fama de ser "el próximo Kevin Garnett", y por Eddy Curry, seleccionado en el puesto nº 4 del Draft de 2001, y que se presentaba como una versión más pequeña de Shaquille O'Neal.

Al final, los nuevos y jóvenes Chicago Bulls contaban en su plantilla con nombres como los ya mencionados Chandler y Curry, Jalen Rose, Jamal Crawford, Jay Williams y Marcus Fizer. Pese a lograr una pequeña mejora, el salto cualitativo no fue el esperado.

En el año 2003, Jerry Krause dimitió como Mánager General de los Bulls dando la siguiente explicación: "El estrés del trabajo me ha causado problemas físicos y de salud". En la temporada siguiente, la franquicia acabó con un récord de 23-59, dejando en evidencia todo el trabajo de Krause en los años 'post Jordan'.

Comentarios recientes