La baja de Rajon Rondo, un serio problema para los Lakers

Perder a un jugador de la experiencia y versatilidad del base, puede ser un obstáculo serio de cara a la lucha de Lakers por el anillo. Analizamos cómo influirá.

Rajon Rondo, problema para Los Angeles Lakers. Foto: gettyimages
Rajon Rondo, problema para Los Angeles Lakers. Foto: gettyimages

Lo que más temían todos los equipos se ha producido en el seno de la plantilla de un claro aspirante al anillo en la NBA 2020. La grave lesión de Rajon Rondo resta enteros a Los Angeles Lakers en la lucha por el título, muchos más de los que ciertas personas puedan creer. El que fuera base maravillas de los Boston Celtics durante ocho años, campeón de la NBA 2008 y cuatro veces All Star (entre 2010 y 2013) es mucho más que una estrella venida a menos o un nombre ilustre que ha perdido enteros. Rajon ha sabido asumir un rol diferente en los últimos años, después de lesiones y mermas a nivel físico que han hecho su juego menos explosivo, pero aún más inteligente.

Su importancia en Los Angeles Lakers de esta temporada era fundamental. En un equipo donde el puesto de base es ejercido de manera oficiosa por Lebron James, contar con veterano curtido en mil batallas al que no le tiemba el pulso en momentos cumbre y que sabe dirigir al equipo, resultaba fundamental. Promediaba 20,5 minutos por partido, compartiendo cancha con Lebron en muchas situaciones y asumiendo la dirección del equipo cada vez que la superestrella del equipo tenía minutos de refresco. James es el gran damnificado de esta baja ya que tendrá que redoblar sus esfuerzos a la hora de amasar el balón y en las tareas de dirección, algo muy arriesgado a sus 35 años y después de un parón tan prolongado como el que se ha producido por el coronavirus.

Rondo estaba promediando 7,1 puntos, 3 rebotes y 5 asistencias, lo que supone una clara demostración de su omnipresencia en la cancha cada vez que jugaba. Quizá no desempeñaba una labor tan preciosista como la que le llevó a los altares en los Celtics, pero era uno de los grandes pilares de cara al anillo, ya que su entrega defensiva, sabiduría a la hora de colocarse en la pista y capacidad para cambiar de defensor y robar balones con sus manos rápidas, permitía correr al contraataque a los angelinos y cosechar puntos con facilidad. Si a su ausencia se une la de Avery Bradley, resulta evidente que la defensa de los Lakers se ve muy trastocada.

El tiempo estimado para recuperarse de la fractura en un dedo pulgar son en torno a dos meses, pero por mucho que pueda retornar aún a tiempo de competir en las rondas finales, si Los Angeles Lakers siguen en liza, llegará sin ritmo de competición. Salvatore Caruso tendrá que asumir mucho más protagonismo del que cualquiera habría esperado, ya que no se confía demasiado en Quinn Cook para partidos de cierto nivel, aunque éste podría tener minutos en los últimos encuentros de la temporada regular. Lo que es evidente es que Lebron James ha sufrido un duro revés con esta baja y las aspiraciones de los Lakers se ven muy mermadas.

LA APUESTA del día

Comentarios recientes