Danny Green, la injusta víctima del mal juego de los Lakers

Las Finales se están jugando a lo que quiere Miami, pero parece que el único que está haciendo las cosas mal en los angelinos es el ex de los Raptors y los Spurs

Danny Green, jugador de Los Angeles Lakers.
Danny Green, jugador de Los Angeles Lakers.

Los Angeles Lakers están a un paso de ser campeones de la NBA. Dominan 3-2 la serie final ante Miami Heat y está madrugada tendrán a su disposición el segundo match ball para conseguir el título número 16 de la franquicia angelina.

En el quinto encuentro, Danny Green falló un triple que hubiera puesto por delante a los suyos a 8 segundos del final. A los Heat le hubiera quedado un mundo para anotar una última canasta. Pero da igual. Las redes han dictado sentencia y Green es un matado. Un exjugador. Un tipo que no sirve. El culpable de que los angelinos no hayan ganado ya el campeonato.

Las críticas hacia Green vienen de lejos. Las viene recibiendo durante todos los playoffs. Y es cierto que el ex de los Raptors y los Spurs no está cuajando una gran postemporada en lo que al acierto en el tiro se refiere. No está afortunado. Sin embargo, no sólo fue contratado para tirar de tres, también para defender el perímetro, y eso lo está haciendo a muy buen nivel.

Lo curioso es que los ultras de los Lakers parece que no ven más defectos en su equipo más allá de Danny Green. Habría que recordarles que los angelinos no están jugando nada bien desde el tercer partido. Que desde ese momento se está jugando a lo que Miami quiere y, claro, los de Florida han ganado 2 choques y los de Frank Vogel 1.

La defensa en zona de Spoelstra le está haciendo mucho daño a los Lakers. Mucho. Y nadie está sabiendo romperla. Ni Green, ni Morris, ni Kuzma (jugador sobrevalorado que no recibe críticas), ni Caruso, ni Rondo... Ninguno de los secundarios está enchufado. Pero el único que recibe críticas es Green.

En el cuarto partido, que los Lakers ganaron gracias al rebote en ataque, LeBron James se tiró varias piedras de ocho metros en los últimos minutos mientras Anthony Davis se escondía sin pedir la pelota. No he visto a nadie criticar estas acciones. A nadie.

Repito que los porcentajes de tiro de Green están siendo malos. Pero en general desde el tercer duelo lo están siendo los de todo el equipo. Los Lakers, liderados por un incansable LeBron, no están jugando su juego. Están adaptándose a lo que los Heat proponen.

Vogel no está aprovechando a Howard, McGee y Davis para cerrar la zona. Jimmy Butler está jugando a su antojo. Está haciendo mucha pupita. Y por eso la serie ha llegado al sexto partido. Aún así, lo normal es que hoy Vogel ajuste algo en defensa y los angelinos ganen. Porque son mejores. Porque tienen más recursos.

Veremos. Pero si vuelven a perder que no vuelvan a culpar a Danny Green. Porque hasta ahora no la ha tenido y dudo que la tuviera.

Comentarios recientes